La importancia de acudir a todas las revisiones de ortodoncia

Un tratamiento de ortodoncia está muy vinculado a procesos biológicos, por lo que hay unos plazos que vienen marcados por cómo responde el organismo a las fuerzas que ejercemos mediante la ortodoncia (ya sean brackets estéticos, linguales, aparatos metálicos, alienadores transparentes…). Durante todo el proceso, el ortodoncista debe ir comprobando que todo se desarrolla tal y como se planificó, y haciendo los ajustes necesarios para alcanzar los objetivos marcados.

revision ortodoncia

El Doctor Pérez Varela hablando con Carolina Donate en una de su últimas visitas para revisión de ortodoncia

Es por ello que es imprescindible acudir a las revisiones en la fecha marcada por el equipo Pérez Varela, ya que, de lo contrario, el proceso será más largo y lento, entre otros problemas. Por otra parte, las revisiones también nos permiten asegurarnos de que la imprescindible limpieza bucodental se está realizando bien (de lo contrario podrían aparecer problemas de caries), de que todos los brackets y elementos del aparato ortodóncico cumplen su función…

Al término de la fase de tratamiento activo comienza la de retención. Durante esa etapa las revisiones serán mucho menos frecuentes que durante la fase activa, pero es preciso que el paciente lleve unos retenedores, y que el ortodoncista se asegure de que se mantienen los resultados conseguidos con tel tratamiento ortodóncico, y así evitar un re-tratamiento dentro de unos años.

Como ya os explicamos en este blog de las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Ourense y Santiago de Compostela, los dientes se mueven a lo largo de toda la vida (sobre todo, con el paso de los años, tienden a apiñarse), y por ello, si no se ponen en práctica medidas de retención, podrían tender a volver a su posición inicial.

Lo mismo sucede con las férulas de descarga para el tratamiento del bruxismo, que necesitan de ajustes para que la férula de descarga realice su función. El paciente deberá venir a la clínica a revisión para que el ortodoncista lo vea y vaya haciendo ajustes encaminados a que el cóndilo de la mandíbula esté bien posicionado (debe estar lo más atrás y arriba posible dentro de la articulación) y que existan contactos equilibrados correctamente al morder con la férula para que esta continúe realizando su función correctamente. No es suficiente con encargar una férula a medida y ponérsela el resto de la vida. Son necesarios los ajustes progresivos por parte de un especialista en ortodoncia para que el cóndilo acabe en el sitio que tiene que estar, para evitar las molestias que generan por el desplazamiento que suele darse en el cóndilo mandibular en los bruxistas y para mantener relajada la musculatura de la cara y del cuello.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.