La fruta, un amigo de tu salud bucodental

Los alimentos que elegimos (o que hacemos comer a nuestros niños) y la frecuencia con la que comemos afectan a nuestro estado general y también a las salud de nuestros dientes y encías. Una alimentación equilibrada y baja en azúcar, así como ingerir agua suficiente nos ayudará a mantener nuestra boca en las mejores condiciones, y por tanto a mejorar la salud de nuestro organismo. Uno de nuestros mejores aliados son las frutas y verduras frescas (como la zanahoria y el apio), que aportan muchos nutrientes y ayudan en la higiene oral. Los alimentos que contienen fibra estimulan la producción de saliva, que sirve de protección natural contra las caries eliminando ciertas partículas de la comida y limpiando la boca, pero además, también contribuye a neutralizar en parte los ácidos que atacan los dientes.

arandanos fresa salud dental

Los arándanos y las fresas son algunas de las frutas más beneficiosas para la salud de la boca

Desde el punto de vista de la salud de la boca éstas son algunas de las frutas más beneficiosas:
Kiwis: Es uno de los mayores aliados de la salud bucal por su alto contenido en Vitamina C, lo que es fundamental para las encías. Fortalece el colágeno en el tejido de las encías protegiéndolas de enfermedades periodontales.

Fresas: Además de vitaminas A, E y C, tiene un alto contenido en xilitol y en agua, por lo que es una de las frutas más beneficiosas para el cuidado de la boca. El xilitol ayuda a remineralizar el esmalte, minimizar su desgaste. También ataca a las bacterias que forman la placa dental.
Las vitaminas A, E y C ejercen de antioxidante natural. Además aportan nutrientes esenciales al organismo como el potasio, el ácido fólico y la fibra.

Arándanos: Tienen alto contenido en polifenoles y antioxidantes, por eso tienen gran poder antiinflamatorio y antibacteriano, por lo que son muy eficaces para prevenir la gingivitis y la periodontitis. Los polifenoles protegen contra las bacterias y dificulta que éstas formen biopelículas y creen placa dental. En cierto modo tienen parte de las propiedades de los antibióticos contra las bacterias, pero de forma natural.

Manzana: Es el mejor sustituto natural del cepillo de dientes (aunque no tan eficaz, por supuesto) en caso de que no tengamos uno a mano después de la comida. Para que ejerza ese efecto de limpieza lo ideal es comerla a mordiscos para que realice un ‘barrido’ que limpie la superficie de los dientes. Al masticarla también se estimula la producción de saliva, que, como ya hemos dicho, protege la boca frente al ataque de las bacterias.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.