¿Qué es la fobia dental y cómo afecta a la calidad de vida de quien la padece?

El miedo patológico al dentista o fobia dental tienen una peor salud bucodental, lo que acaba repercutiendo en su calidad de vida general. Para tener buena salud en general, es necesario tener una buena salud de la boca y para ello, además de cepillarse los dientes a lo largo de dos minutos después de cada comida, es necesario acudir al odontólogo para asegurarnos de que las encías y las piezas dentales están en buen estado, y si no es así, que pueda solucionarlo cuanto antes.
Es muy frecuente que algunas personas tengan un cierto miedo al dentista, sobre todo a consecuencia de mitos ya superados, pero la fobia dental es mucho más que miedo. Es un trastorno mental tipificado por la Asociación Americana de Psiquiatría (APA). Es fácil adivinar que los afectados por fobia dental no se ven capaces de afrontar cualquier ‘situación odontológica’, tienen peor salud bucodental. Pero investigadores del Instituto Dental del King’s College de Londres (Reino Unido) han demostrado en un estudio publicado en la revista «British Dental Journal», que las consecuencias de este trastorno van más allá, afectando a su bienestar psicológico, social y fisiológico.
Como ya os hemos explicado en este blog de las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Santiago de Compostela y Ourense, una mala salud bucodental incrementa el riesgo de muerte prematura. En concreto, la enfermedad de las encías, gingivitis o piorrea está vinculada al desarollo de patologías como el cáncer o los problemas cardiovasculares, asociadas a una alta mortalidad.

salud dental ortodoncia

El miedo patológico al dentista no sólo afecta a la salud de quien lo padece, sino que también perjudica su calidad de vida en general

Pero más allá de lo que es la salud estrictamente, las enfermedades orales pueden afectar a la capacidad para comer, beber, hablar y socializar, lo que puede tener un impacto sobre la calidad de vida afectando a su bienestar emocional.
Los autores de este estudio analizaron los historiales orales de los participante en la investigación y detectaron que, tal y como esperaban, los afectados por fobia dental tenían más caries y de pérdida de dientes, así como más problemas de sangrado de las encías y otros indicios de una peor salud bucodental (como abscesos en la boca y úlceras).
Además, los resultados de esta investigación ponen de manifiesto que la percepción que estos enfermos tienen de su propia calidad de vida es sensiblemente peor que los que no están afectados por este trastorno.
Es por ello que es en estos individuos afectados por fobia dental donde la labor preventiva adquiere una especial relevancia.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.