La falta de vitamina D durante el embarazo aumenta el riesgo de caries del niño

Cada vez más estudios vienen a confirmar la importancia de la nutrición durante el embarazo para prevenir enfermedades futuras. La gestación no es momento adecuado para ponerse a reducir peso ni para intentar mantenerlo igual que antes del embarazo, pero tampoco es correcta la creencia de que la embarazada deba comer por dos. Es importante seguir las recomendaciones del médico y la matrona, y mantener una alimentación lo más sana posible, limitando el consumo de grasas saturadas, trans, azúcares simples en exceso y por el contrario incrementando la ingesta de cereales integrales, legumbres, frutas, verduras, lácteos descremados, carnes magras, etc.
Que la madre se alimente correctamente durante la gestación es fundamental en el correcto desarrollo del feto y también mientras le da el pecho. Numerosas investigaciones han puesto de manifiesto la importancia de la vitamina D para el buen mantenimiento óseo (relacionando la deficiencia de vitamina D con defectos óseos en los niños), pero también su influencia sobre la preeclampsia, la diabetes gestacional y sobre el peso de los niños al nacer. Pero además el estado de nutrición de la madre afecta a la formación y mineralización de los dientes.
Una investigación publicada en «Annals of Epidemiology» ha evidenciado que los niños cuyas madres tomaban más vitamina D durante el embarazo tenían menos caries. En este estudio realizado en Japón sobre el estado de 1.210 madres con sus hijos, los científicos demostraron que la caries era menos frecuente en los niños cuyas madres tomaban más D durante el la gestación.
Los investigadores de la Universidad de Ehime (Japón) registraron información sobre la ingesta de vitamina D materna mediante la realización de un cuestionario sobre su dieta y realizando un examen del estado oral de los pequeños de entre los 36-46 meses de edad.
Según la OMS tanto la vitamina D2 como la vitamina D3 pueden obtenerse a partir de los alimentos, aunque en cantidades relativamente pequeñas. Sólo los pescados grasos como el salmón, el atún, las sardinas o el aceite de hígado de bacalao contienen cantidades importantes de vitamina D3.

vitamina D salud bucondental niños

Niveles bajos de vitamina D durante el embarazo pueden perjudicar la salud bucodental de los hijos

Hay que tener en cuenta que la radiación UVB procedente del sol permite sintetizar la mayor parte de la vitamina D3. Los alimentos enriquecidos, como cereales, queso y leche también son una fuente importante de vitamina D, aunque la cantidad contenida en ellos es pequeña. Lo cierto es que la alimentación contribuye solo entre un 10% y un20% a las reservas de vitamina D de los adultos y, muy probablemente, este porcentaje es aún menor en niños, sobre todo durante los meses de invierno debido a la reducción del número de horas de luz solar que hace que sinteticemos menos vitamina D. Es por ello que cuando una mujer embarazada tiene déficit de vitamina D el médico puede aconsejarle tomar suplementos que contrarresten estas carencias.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.