La discrepancia en el tamaño del hueso debe solucionarse antes de cumplir los 11 o 12 años

Las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Santiago y Ourense continúan con su fomento de la prevención de cara a una buena salud bucodental infantil.
En colaboración con el Club de Celi el equipo de la clínica está llevando a cabo una campaña de detección precoz de las maloclusiones.

niños maloclusión

Los niños han de ser revisados por un especialista en ortodoncia al cumplir los 6 años

Hay dos edades clave para que un niño visite a un ortodoncista, a partir de los 12 años (que es cuando suelen tener todas las piezas definitivas ya, y no es conveniente mover dientes hasta que los tengan todos) y a los 6 o 7 años. Hay niños que no tienen los huesos del maxilar y la mandíbula del mismo tamaño, lo que hace que luego los dientes no encajen. Es muy difícil que una persona que no tiene conocimientos de odontología pueda detectar una discrepancia en el tamaño de hueso, por lo que es aconsejable llevar por primera vez al niño al ortodoncista antes de cumplir los 7 años para hacer una revisión de los tamaños de esos huesos, entre otras cosas. En caso de que haya huesos de distinto tamaño debe solucionarse cuanto antes, preferiblemente antes de cumplir los 11 o 12 años para evitar problemas más graves a futuro.
Cuando los dientes no encajan producen problemas en la articulación temporo-mandibular. Cuando esa articulación (que nos permite abrir y cerrar la boca)se desgasta aparecen problemas articulares que generan mucho dolor de cuello, cervicales, migrañas…
De ahí que las Clínicas de ortodoncia Pérez Varela insistan tanto en la detección precoz de estos problemas, ya que cogidos a tiempo tienen soluciones relativamente sencillas.

 

 

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.