La Clínica de Ortodoncia Pérez Varela con el baloncesto infantil y juvenil

Una actividad física regular es fundamental para mantener una buena salud, y es especialmente importante que se practique en las edades de desarrollo y crecimiento.
Aunque cualquier deporte es positivo para niños y adolescentes, si se trata de un deporte en equipo los beneficios son aún mayores, ya que contribuye a que interaccionen con otros niños y adolescentes de su edad, estimulan la confianza en uno mismo, mejora su estado de ánimo los divierte, les enseña la importancia del esfuerzo, la perseverancia y la disciplina, pero además les inculca hábitos saludables, según un artículo publicado en la revista “Journal of Sport and Exercise Psychology“.

Es por eso que las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela apoyan el baloncesto patrocinando las camisetas de calentamiento, de los seis equipos (benjamín, alevín, infantil femenino y masculino, cadete femenino y masculino) del Club Baloncesto Val de Lemos (de Monforte, Ourense). Este club lleva desde 2001 promoviendo este deporte de equipo entre los chicos y chicas de Monforte de Lemos y comarca desde los 9 hasta los 16 años.

perez varela baloncesto

Uno de los equipos del Club de Baloncesto Val de Lemos con las camisetas de entrenamiento con el logo de la Clínica de Ortodoncia Pérez Varela

baloncesto ortodoncia perez varela

Deporte y diversión van de la mano en el Club Baloncesto Val de Lemos

baloncesto parez varela

La práctica del baloncesto promueve una vida sana y repleta de sonrisas

celia sonrisa perez varela

Celia Pérez Taboada es miembro del equipo de Baloncesto Club de Lemos y está mejorando su sonrisa en la Clínica de Ortodoncia Pérez Varela de Ourense

Pero además, un estudio de la Universidad norteamericana de Purdue, en Indiana puede extenderse los beneficios de la práctica del deporte en equipo también a los padres de los niños y adolescentes que lo practican. Según esta investigación, así como los hijos amplían su círculo de amistades y aprenden a trabajar en equipo, los padres emulan el comportamiento desde las gradas (relacionándose con los otros padres). También mejora la comunicación entre los padres, ya que se ven en la necesidad de organizar la logística de la práctica deportiva (por ejemplo, compartiendo viajes para acompañar a sus hijos) y a gestionar el tiempo de manera más eficiente para que los niños puedan jugar.
Sin embargo, estos beneficios pueden volverse en contra de padres e hijos cuando se llevan al extremo y los padres se implican demasiado inculcándoles un exceso de competitividad o interfiriendo en el trabajo del entrenador.
En este sentido, durante la 26ª Conferencia anual de la National Association of Pediatric Nurse Practitioners (NAPNP) de EEUU, una pediatra de la Universidad de Buffalo llamada Tammy C. presentó algunas recomendaciones a los padres para que el deporte sea beneficioso para los hijos:
– Animarles a la práctica deportiva sin presionarles, dejando que elijan ellos mismos la actividad y que la abandonen cuando deseen.
– Marcar límites realistas de participación. Determinar si el niño está preparado, desde el punto de vista físico y emocional, para jugar en cada momento.
– Relativizar la importancia de la victoria y ayudarle a mantener la objetividad.
– Guiar a los menores para que comprendan el valor del aprendizaje a través del deporte y la importancia del trabajo en equipo (dejando de lado la individualidad, siendo responsables y disciplinados en los momentos necesarios).
No entrometerse en el trabajo del entrenador e informarle respecto a las condiciones físicas y las posibles enfermedades de los hijos para garantizar una práctica deportiva segura.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.