¿Tu hijo o hija ronca? Podría necesitar que lo vea un ortodoncista

Si alguno de tus hijos ronca puede que necesite una revisión de ortodoncia para descartar problemas de apnea de sueño. Evidentemente no todos los ronquidos implican que se tenga apnea obstructiva del sueño, pero es importante asegurarse.

De ese modo se puede evitar que el pequeño sufra de alteración en su sueño por un problema respiratorio si se detecta precozmente. Al dormir el cerebro desarrolla su aspecto cognitivo, por eso es tan importante descansar bien durante la etapa de crecimiento. La apnea del sueño infantil puede conllevar problemas en el desarrollo intelectual, y también en el crecimiento del cuerpo.

Muchas personas que sufren apnea del sueño lo ignoran, por eso es conveniente conocer lo que implica esta patología para poder identificarla, para poder dar el primer paso para remediarlo en caso de tratarse de un caso de SAOS. Si un niño pequeño ronca los padres deben llevarlo al pediatra, pero sería recomendable complementar la revisión por un ortodoncista, ya que la ortodoncia no solo supone enderezar piezas dentales, sino que se ocupa de todo lo que tiene que ver con todo el desarrollo dentofacial.

roncar ortodoncia

Tratar precozmente la Apnea del Sueño Infantil evitará que esto perjudique su crecimiento físico y su desarrollo intelectual

Tal y como recomienda la Sociedad Española de Ortodoncia, que preside Juan Carlos Pérez Varela, conviene que los niños a los 6 años sean llevados a un ortodoncista para asegurarse de que su desarrollo orofacial es el correcto. Es en esta revisión donde, en muchas ocasiones, puede darse la señal de alerta de la Apnea Obstructiva del Sueño. Si los padres saben que el niño ronca, es interesante comentarlo con el doctor.

Pero, además de los ronquidos, entre los síntomas del SAOS están la hiperactividad e inquietud durante el día (porque no descansan adecuadamente por la noche), infecciones recurrentes en el oído, somnolencia a mitad del día sin ninguna razón, despertarse en medio de la noche… Si los padres reconocen uno o más de estos síntomas es importante que lo lleven al ortodoncista. Estos niños suelen tener una cara alargada, con mandíbula pequeña y echada para atrás (con paladar estrecho, mordida cruzada y los incisivos hacia delante, lo que popularmente se conoce como “dientes de conejo”).

La solución a este problema suele ser mejor si se aborda de una manera multidisciplinar, por lo que conviene que vea a un niño un otorrino, un pediatra y el ortodoncista. Algunos casos pueden solventarse solo con ortodoncia, pero en otros es necesario que sea tratado por un otorrinolaringólogo, un alergólogo

 

Aunque la apnea nocturna normalmente se trata en adultos, si se detecta a tiempo es mucho más sencillo de corregir, ya que los huesos dentofaciales de los niños son más flexibles y “maleables” durante la etapa de crecimiento. En general, los huesos faciales dejan de crecer antes de nuestros brazos y piernas, en torno a los 12 o 15 años, por lo que conviene ver a los niños a los 5 o 6 años para que de tiempo a tratarlo cuando aún está desarrollándose.

La Academia Estadounidense de Pediatría, recomienda que los niños y adolescentes que sufren de ronquidos se sometan a exámenes de detección de ronquidos como parte de las visitas médicas rutinaria. Además, en la revista Pediatrics, recomendó la polisomnografía (evaluación de la actividad cerebral, del ritmo cardiaco, de la respiración, de la actividad muscular y de los niveles de oxígeno en la sangre mientras se duerme) en el caso de niños con problemas de aprendizaje diurno, dificultad para respirar por la noche y trastornos del sueño con carraspeo, o pausas frecuentes.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.