Higiene bucodental: claves

Una sonrisa nunca podrá ser bonita si no presenta un aspecto sano y saludable.
Una correcta higiene dental es uno de los factores determinantes para el éxito de una ortodoncia, de un implante y en general para tener una boca sana.
Se estima que en España 8 de cada 10 personas mayores de 35 años tienen algún problema relacionado con las encías. Según la última encuesta sobre Salud Oral en España, la enfermedad periodontal es la patología más frecuente. Esto afecta mucho más que a la estética o a las repercusiones sobre la esfera bucodental, ya que se ha demostrado la vinculación de algunas enfermedades periodontales con el mayor riesgo de sufrir un problema cardiovascular, diabetes, o incluso de sufrir un parto prematuro.
Es por eso que algunas medidas básicas de higiene bucodental pueden evitar problemas de salud posteriores.
Las claves de una buena higiene bucodental:
– El cepillado manual debe hacerse siguiendo el método del barrido, es decir, “arrastrando” el cepillo desde la raíz del diente hasta el interior de la boca.
– El cepillo eléctrico es uno de los mejores aliados de la higiene bucodental actualmente. Para un buen cepillado conviene asegurarse de que el cabezal es pequeño y redondeado.
Es recomendable empezar por las zonas de la boca más difíciles de alcanzar: los molares en el extremo de cada una de las arcadas. Situar el cepillo en la cara labial de la pieza procurando que las cerdas abarquen toda la superficie, incluidos los espacios interdentales. Tras unos segundos de funcionamiento del cepillo en esa zona, es conveniente moverlo hacia la pieza contigua, e ir aproximándose lentamente hacia los incisivos intentando dar tiempo suficiente para que la limpieza sea efectiva.
Por último hay que repetirlo en la cara lingual (la parte trasera) y oclusal (la que conecta los superiores con los inferiores).

 El movimiento  del cepillo eléctrico conviene que sea oscilante, hacia un lado y hacia otro.

El movimiento del cepillo eléctrico conviene que sea oscilante, hacia un lado y hacia otro.

Pasta dentrífica: Los adultos deben usar pasta con flúor, mientras que los niños deben emplear alguna sin flúor debido a la posibilidad de que la ingieran.
Hilo dental: Es importante prestar atención a la limpieza de los espacios interdentales, aquellas zonas donde el cepillo de dientes no es capaz de acceder, para evitar que se acumule placa. La placa que no se retira puede convertirse en sarro y favorece la aparición de caries interdental y problemas en las encías. Para prevenirlo es aconsejable el uso de seda dental.
En las zonas con espacios muy amplios conviene usar el cepillo interproximal.
– El colutorio o enjuague bucal es otro complemento a tener en cuenta para una buena higiene dental. Hay que fijarse bien a la hora de adquirirlo, ya que hay algunos que solo aportan frescor. Es recomendable optar por uno que contribuya a la lucha contra la caries.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.