Hábitos que no ayudan a tu salud bucodental

Como ya os hemos contado en este blog de las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Ourense y Santiago de Compostela, es importante ser conscientes de que hay algunos alimentos y bebidas que pueden provocar daños en la salud oral. En este post os queremos desvelar varios hábitos que destruyen tus dientes y que deberíamos evitar:

La manía de morder todo o usar los dientes como herramientas: muchas personas utilizan su dentadura a modo de tijera para cortar un hilo, un plástico, un sedal… cualquier cosa que crean que pueda abrirse con sus dientes es una tentación. Este hábito puede llevar a fracturas y a un deterioro muy grave de la dentadura por lo que deberíamos de evitarlo a toda costa.

Abuso de ingesta de bebidas energéticas: como ya comentamos en un post anterior, este tipo de bebidas causan una gran preocupación entre dentistas, ortodoncistas y profesionales sanitarios. ¿El motivo? Contienen una gran cantidad de azúcar, sustancias ácidas que aumentan el riesgo de caries y su pH oscila entre un 2,8- 3,4 por lo que tienen un pH por debajo del valor crítico (5,5) que se asocia directamente con la erosión dental.

Fumar y fumar: aunque mucha gente ya sabe lo perjudicial del tabaco, muchos desconocen las consecuencias de este gran enemigo de la salud dental. El consumo de tabaco ejerce un efecto vasoconstrictor en nuestras encías, dificulta el acceso del riego sanguíneo y, como consecuencia, el aporte de oxígeno y nutrientes necesario. Esto puede desencadenar en una periodontitis al retraerse el tejido gingival. Su consumo influye directamente en nuestra boca: disminuye la secreción de saliva y favorece la proliferación de bacterias que provoca que nuestros dientes sean más propensos a acumular sarro y a padecer caries. Por último, sus propios componentes como el alquitrán y la nicotina penetran en el interior de nuestros dientes y entonces se pueden colorear con un tono amarronado o incluso casi negro. En cuanto a las encías, pueden tener un color más pálido y retraerse, consiguiendo una sonrisa mucho más envejecida y antiestética.

Morderse las uñas: este hábito tan común como este es más perjudicial de lo que pensamos. Las personas que se comen las uñas podrían romper, astillar o desgastar sus dientes frontales debido al estrés causado al morder. Y aquellos que utilizan brackets ponen sus dientes en mayor riesgo de reabsorción radicular (una reducción de las raíces) o pérdida dental, ya que los brackets ya ejercen bastante presión en los dientes. A esto tenemos que sumarle que las personas que muerden sus uñas tienen más posibilidades de padecer bruxismo, lo que conlleva también dolor facial, dolores de cabeza, sensibilidad dental, encías retraídas, etc.

Bebidas que pigmentan nuestra sonrisa: existe un listado extenso de bebidas que no ayudarán a tu sonrisa. Entre ellas, cabe destacar: el café, el té negro, el vino (el tinto sobre todo) por su acidez y presencia de taninos y cromógenos. Estas bebidas deterioran el esmalte y convierte tus dientes en más vulnerables ante las manchas.

Desde las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Ourense y Santiago de Compostela, recomendamos restringir estos hábitos que aquí señalamos a los que podemos sumar otros a modo de recordatorio como hacer deporte sin protector bucal, cepillarse con cerdas extremadamente duras, ingesta de alimentos con temperaturas extremas, etc.

La salud bucodental es nuestra prioridad y por eso recomendamos consultar siempre al especialista y sobre todo cuando estamos dentro de un tratamiento de ortodoncia ya que los cuidados deben ser mucho mayores.

 

 

 

 

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.