Fumar daña tus dientes y encías mucho más de lo que piensas

Casi todo el mundo es consciente de que el tabaco mancha los dientes y provoca halitosis, pero el principal riesgo de fumar es invisible y bastante más grave, ya que es junto al alcohol, causante principal del cáncer oral, como os contaremos próximamente en este blog.

tabaco y salud periodontal

Los fumadores tienen 3 veces más riesgo de sufrir periodontitis

El tabaquismo está relacionado con la enfermedad periodontal, por lo que puede provocar la pérdida de dientes.
La cavidad bucal es donde más claramente se manifiestan los efectos del tabaco, ya que es su puerta de entrada en el organismo. Pero al efecto nocivo que provocan los productos tóxicos del tabaco, se une el efecto del calor causado al fumar. El humo de los cigarrillos está compuesto por unos 4.000 constituyentes que son farmacológicamente tóxicos, mutagénicos y carcinogénicos. Los fumadores tienen mayores niveles de bacterias patógenas en el periodonto y presentan una disminución de las defensas de la encía frente al ataque bacteriano, lo que se asocia con un importante aumento en la susceptibilidad a sufrir una infección periodontal.
Según la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA), las encías de las personas que fuman reciben un menor aporte sanguíneo y de oxígeno, a la vez que disminuyen sus mecanismos defensivos contra las bacterias de la placa bacteriana. Por eso estas bacterias dañinas producen una mayor destrucción de los elementos de sujeción del diente.
Los fumadores tienen tres veces más riesgo de sufrir periodontitis y de que ésta progrese más rápidamente, pero además suele retrasarse mucho más el diagnóstico, por lo que se retrasa el comienzo del tratamiento.
El motivo es que el principal síntoma de la enfermedad periodontal (y que lleva a visitar al odontólogo) suele enmascarse en los fumadores, que es el sangrado de las encías. Cuando se fuma las encías pueden estar enfermas pero no aparentar inflamación, aunque suelen tener más sarro o manchas.
Lo que complica aún más las cosas es que el tabaco empeora la respuesta a los tratamientos, tanto al periodontal básico, como a los avanzados. En concreto, 9 de cada 10 pacientes con respuesta inadecuada tras tratamientos periodontales son fumadores.
Por si eso no fuese motivo suficiente para huir de los cigarrillos, fumar es uno de los principales motivos del fracaso de los implantes dentales. Precisamente, por lo perjudicial que resulta el tabaco para la correcta asimilación de los implantes dentales se recomienda no fumar en las dos semanas antes de la intervención ni durante las ocho sucesivas, para favorecer la integración del implante.

 

Fuente: SEPA

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.