¿Qué factores pueden acelerar un tratamiento de ortodoncia?

Tener un poco de paciencia es fundamental cuando nos decidimos a someternos a un tratamiento de ortodoncia. El movimiento dentario tiene su propio proceso biológico y hay que darle un tiempo determinado para que los resultados sean óptimos. Sin embargo, hay ciertos factores que pueden ayudarnos a que el proceso sea lo más rápido posible, y por tanto también más económico, ya que, como os hemos explicado en este blog de las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Santiago de Compostela y Ourense la duración del tratamiento también influye en su coste.
La duración de una ortodoncia depende del paciente y del motivo que le ha llevado al tratamiento. Algunas personas sólo tienen algunos dientes mal colocados, por lo que el proceso será más rápido, mientras que otros tienen un problema de mordida más complejo. El grado de maloclusión, de desalineación de los dientes (un diente no tarda lo mismo en moverse 1 mm que 10), por lo que cuanto más grave sea la maloclusión, más largo será el tratamiento o el hecho de que exista alteración del desarrollo orofacial (con lo que el tratamiento tendrá prolongarse hasta la finalización del recambio dentario e incluso del crecimiento facial) es un factor invariable que no depende del equipo de la clínica ni tampoco de paciente, pero que es determinante para la prolongación del tratamiento.

acortar tratamiento ortodoncia

Siguiendo las indicaciones del ortodoncista podremos ahorrarnos mucho tiempo y dinero en el tratamiento

Hay otros factores que influyen en la duración del tratamiento:
Factores biológicos como la edad, el sexo o el estado óseo y radicular. Por ejemplo, cuando el ortodoncista considera adecuado realizar el tratamiento en edad infantil el tratamiento pude ser más breve, debido a los tejidos se adaptan mejor. En cambio, en edad etapa adulta los tejidos tardan algo más en volver a acomodarse, y por ello el movimiento de los dientes es más lento.
– Que el mismo ortodoncista realice un buen seguimiento del plan hasta el término del tratamiento.
-Otros factores como el tipo de material utilizado por el ortodoncista, que ha de ser de la máxima calidad, ya que se trata de una disciplina sanitaria, el tipo de aparatología empleada (ya que algunas pueden ser más efectivas que otras en función del tipo de problema).
– La colaboración del paciente es el factor sobre el que más podemos incidir que tiene una influencia más directa y notable en la duración de la ortodoncia. En función de la disciplina del paciente a la hora del seguir las indicaciones que le damos en la clínica (la colocación de las gomas, las horas que tiene que llevar puestos los aparatos removibles y férulas transparentes), la constancia a la hora de venir a las revisiones en la clínica, así como la limpieza de la ortodoncia y sus cuidados (seguir las recomendaciones respecto a los alimentos, bebidas, aperitivos… o todas aquellas cosas que siempre explicamos que pueden propiciar el desprendimiento de los brackets o torcer los alambres) el tratamiento de ortodoncia podrá acortarse sensiblemente, o prolongarse.
Otra de las cuestiones para la que es imprescindible la colaboración del paciente es para evitar lo que llamamos una recidiva, es decir, que los dientes vuelvan a descolocarse después de acabado el tratamiento (con lo que podría incluso necesitarse volver a reiniciar el tratamiento, aunque éste sería más sencillo). Llevar la retención, seguir las indicaciones del equipo de la clínica y acudir a las revisiones es clave para que los resultados del tratamiento de ortodoncia sean duraderos en el tiempo.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.