El estrés deteriora la salud bucodental

El estrés es responsable de muchas patologías, y cada vez es un problema más endémico debido al ritmo de vida actual. La boca también acusa las consecuencias de la ansiedad, ya que cuando nuestro cuerpo soporta grandes niveles de tensión no es capaz de generar las células inmunes necesarias para protegernos de las bacterias que se acumulan en la cavidad oral día a día, tal y como demostró un equipo de investigadores de la Universidad de Tufts (EEUU) que estudia la vinculación que hay entre el estrés y la enfermedad periodontal.

estres gingivitis

El estrés es el responsable de muchos problemas y enfermedades propias de las sociedades modernas, también relacionadas con la salud oral

El estrés es una respuesta fisiológica del cuerpo a distintas situaciones o problemas y se distinguen cuatro cuatro categorías: eustrés, distrés, hipoestrés e hiperestrés.
Hay un estrés motivador que nos empuja a llevar a cabo y terminar nuestros trabajos o proyectos y se conoce como eustrés es una forma de estrés positivo. La ira, la frustración y el medio son los responsables del distrés, que es perjudicial. Cuando no hay estrés positivo y se causan problemas se acaba generando hipoestrés, que puede causar desesperación. Cuando a alguien los proyectos o tareas le causan excesiva ansiedad se genera lo que conocemos el hiperestrés.
Una investigación publicada en el Journal of Biological Regulators & Homeostatic Agents pone de manifiesto que la inflamación tiende a aumentar debido a la tensión, permitiendo que las bacterias prosperen (ya que el organismo es incapaz de producir las células inmunes necesarias para protegernos de estas) y causan gingivitis, el primer paso de la enfermedad periodontal.
Cuando se producen situaciones de mucho estrés el organismo genera grandes cantidades de cortisol. Cuando esta hormona se produce periféricamente en las encías estimula las células encargadas de producir más proteínas (mastocitos). Cuando el cortisol se acumula en grandes cantidades se incrementa la inflamación y la progresión de la enfermedad periodontal.
La investigación llevada a cabo en la Universidad de Tufts confirmó así el vínculo entre el estrés y la salud bucodental, ya que la inflamación provoca daños en el organismo. Aunque deberá de investigarse más, los expertos aseguran que la hipótesis de que la liberación de cortisol inducida por el estrés provoca un estado hiperexcitación de los mastocitos es muy posible.
Por otra parte un estudio publicado en el Journal of Periodontology en 2007 puso de manifiesto que el estrés interfiere en la higiene bucal, ya que más del 50% de los que participaron en esta investigación reconocieron que el estrés había empeorado su capacidad de cepillarse los dientes y usar hilo dental.
Estos son algunos de los problemas relacionados con la salud dental que puede causar el estrés:
Bruxismo (rechinar y apretar los dientes, sobre todo mientras se duerme) y problemas en la Articulación Temporo Mandíbular (ATM) debido a la tensión que van acumulando
Gingivitis: cuando el estrés afecta a las rutinas de higiene bucodental (reduciendo su frecuencia o la efectividad del cepillado) esto provoca un aumento de plata y se acaba generando una inflamación de las encías (gingivitis) que puede llegar incluso a periodontitis y en los peores casos hasta la pérdida de dientes.
Boca seca o menor salivación. Además del estrés, determinados medicamentos pueden tener influencia sobre el flujo salival, necesario para la salud de la boca.
Aftas (pequeñas heridas en la boca causadas por virus, bacterias y/o deficiencias del sistema inmunológico).
Además los malos hábitos empeoran la salud cuando hay estrés. Es el caso del consumo de alcohol o tabaco, que influyen sobre la aparición de problemas periodontales.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.