¿Es bueno limpiarse los dientes justo después de comer?

Ya hemos contado en este blog que existen mitos sobre la salud bucodental que contribuyen a asentar prácticas que, creyendo que son buenas, acaban perjudicando el estado de tu boca.
– Cepillarse los dientes inmediatamente después de comer. Conviene esperar entre 30 y 45 minutos para poder cepillarnos después de comer, ya que los ácidos de la comida se esparcen por toda la boca y al hacerlo justo al terminar, los empujamos contra la dentadura, perjudicándola.
Esto se agudiza especialmente con los alimentos ricos en ácidos. Debemos esperar, al menos, media hora. Para ayudar a contrarrestar la posible desmineralización es recomendable enjuagarse con agua o beber leche.
– El exceso de deporte. Es recomendable hacer ejercicio de forma diaria, pero, como en todo, no conviene pasarse porque al realizar esfuerzo físico sin darnos cuenta apretamos los dientes, la boca se reseca y produce menos saliva, que es la responsable de proteger el esmalte dental.
– Exceso de pan y pasta. Los alimentos muy ricos en almidón se pueden adherir con facilidad al diente contribuyendo a la formación de la placa dental. Tras comer pan y la pasta conviene esmerarnos con la higiene de nuestra boca.
– Beber agua con gas. Al tener ácido carbónico puede contribuir a que se disuelva el esmalte.

Consumir una o dos copas de vino tinto al día contribuye a una buena salud bucodental

Consumir una o dos copas de vino tinto al día contribuye a una buena salud bucodental

Por suerte hay hábitos que nos ayudan a proteger nuestra dentadura:
– Beber vino moderadamente. El vino tinto ataca a las bacterias de la boca y ayuda a prevenir la caries. Al contener polifenoles, actúa como un antioxidante natural que disminuye y retrasa la formación de placa dental.
– Beber leche y derivados (ricos en calcio, fósforo y vitaminas A, D y B) después de las comidas y antes del cepillado.
– Beber agua del grifo, que contiene niveles más altos de fluoruro que la embotellada.
– Beber té verde (sin añadir azúcar), porque es rico en flúor y compuestos antioxidantes.
Chicle sin azúcar. El xilitol es un sustituto del azúcar que procede de la corteza del pino. Este endulzante natural suele estar presente en los chicles sin azúcar y ataca la placa bacteriana. El chicle estimula la producción de la saliva, remueve mecánicamente la placa y las bacterias de los dientes, por lo que es una buena ayuda cuando no podamos cepillarnos los dientes.
– Consumir zanahorias, manzanas y apio, ya que contienen sustancias naturales que ayudan a limpiar los dientes.
– El chocolate negro. También os lo habíamos contado ya, es la mejor alternativa cuando nos apetece algo dulce, ya que la parte del grano del cacao de la que se extrae el chocolate posee contenidos antibacterianos que contribuyen a evitar la aparición de caries.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.