Enfermedad de las encías, factor de riesgo de la hipertensión

Según una encuesta sobre salud oral en España, entre el 85% y el 94% de la población de nuestro país mayor de 35 años tiene algún problema relacionado con las encías. La periodontitis es la patología más prevalente en el ser humano, y los estudios apuntan a que puede estar asociada a un aumento de la presión arterial.
Es importante tener en cuenta que a la hipertensión (presión arterial alta) se le llama  la asesina silenciosa porque no suele mostrar síntomas, en cambio, puede causar  problemas de salud tan graves como insuficiencia cardiaca, renal… infarto, derrames cerebrales…
Hay numerosas investigaciones, entre ellas la publicada en la revista de la Sociedad Europea de Cardiología, ‘Cardiovascular Research’, que vinculan las enfermedades orales y el aumento de la presión arterial.

Así, la hipertensión podría ser la causa de un ataque cardíaco y accidente cerebrovascular en pacientes con periodontitis. Por ello, los pacientes que padecen una enfermedad de las encías deberían ser conscientes del riesgo que tienen y tratar de prevenir la presión arterial alta, como el ejercicio y una dieta saludable, así como resolver el problema de encías.

periodontitis

La ortodoncia ayuda a evitar el problema de las encías

El mencionado estudio ponía de manifiesto que la presión arterial promedio fue mayor en pacientes con periodontitis que en aquellos que no la padecían. Este aumento promedio podría suponer un incremento del 25% en el riesgo de muerte por ataque cardíaco o accidente cerebrovascular.

El motivo es que las bacterias de las encías se extienden a todo el cuerpo, creando una situación de inflamación sistémica, afectando a los vasos sanguíneos e incrementando la presión arterial.

Como ya os hemos informado en anteriores post de este blog de las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Ourense y Santiago de Compostela, la ortodoncia ayuda a prevenir los problemas de encías. Un tratamiento ortodóncico que mejora el alineamiento dental también consigue que la limpieza oral sea más sencilla y eficaz, porque cuando se tienen los dientes apiñados o mal alineados es más complicado acceder con el cepillo de dientes a todos lados, por lo que es más probable que la placa se acumule y acabe derivando en un problema de encías.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.