¿Embarazada? Tu salud dental afecta al desarrollo de tu bebé

El embarazo supone una serie de cambios que pueden afectar a la cavidad bucal provocando un mayor riesgo de caries y de enfermedad de las encías. Es por eso que en cuanto se sabe del embarazo conviene hacerse una revisión odontológica.
Si te estás sometiendo a un tratamiento de ortodoncia, también es bueno que se lo comentes a tu especialista.
El Consejo General de Colegios de Dentistas de España ha advertido de que una mala salud oral puede perjudicar al desarrollo bucodental del bebé ya que, entre otras cosas, hay evidencia científica de que en el 70 por ciento de los casos en los que se transmite al recién nacido hay una relación genética bacteriana entre madre e hijo. Es por ello que han puesto en marcha la ‘II Campaña Salud Oral y Embarazo‘, bajo el lema ‘Sonrisas Sanas. Antojos Saludables’ , que tiene como objetivo concienciar a las mujeres embarazadas de la necesidad de tener una buena salud bucodental durante y después de la gestación. El Consejo General de Colegios de Farmacéuticos de España, la Federación de Asociaciones de Matronas de España, la Asociación Española de Matronas, la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, la Asociación Española de Especialistas en Ginecología y Obstetricia, el Consejo General de Dietistas-Nutricionistas, y la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas se han sumado a esta iniciativa.

Durante el embarazo conviene tener una correcta higiene dental, llevar una dieta equilibrada, evitar el tabaco y controlar la diabetes para prevenir los principales problemas dentales propios del embarazo como, por ejemplo, la caries o la gingivitis del embarazo, que afecta a entre el 60 y el 75 por ciento de las embarazadas.

Durante el embarazo conviene tener una correcta higiene dental, llevar una dieta equilibrada, evitar el tabaco y controlar la diabetes 

Verdades y mentiras sobre embarazo y salud bucodental:

– Es muy importante que durante el embarazo se mantenga una correcta higiene oral y se siga una dieta equilibrada. Contrariamente a las creencias populares, el bebé no obtiene el calcio de los dientes de su madre. Cuando el bebé necesita calcio, lo obtiene a través de la dieta o de los huesos de la madre, pero nunca de sus dientes.

– Es falso el dicho de que “cada embarazo cuesta un diente”. El desarrollo de más caries puede ser debido a:

1. Un descuido de tu higiene oral con el consiguiente acúmulo de placa bacteriana.

2. Cambio de los hábitos dietéticos y horarios. A medida que la barriga aumente de tamaño es habitual que se coma con más frecuencia pero menor cantidad de comida porque en seguida se tiene sensación de saciedad. Es importante evitar comer alimentos dulces y/o de consistencia pegajosa (gominolas, zumos envasados, refrescos, bollería industrial…).
Según el Consejo de Dentistas son muy frecuentes los antojos en el embarazo, por lo que a través de la campaña ‘Sonrisas Sanas. Antojos Saludables’ intentarán concienciar a las mujeres de que pueden paliarlos a través de comidas sanas y no sólo de dulces.

3. Los vómitos asociados al embarazo o reflujo del ácido del estómago pueden provocar una erosión del esmalte del diente, volviéndolo más susceptible a la caries.

– Los cambios hormonales que acompañan al embarazo favorecen la aparición de gingivitis, que es una inflamación y enrojecimiento de las encías que puede provocar dolor generalizado de la boca y una mayor tendencia al sangrado. Los problemas de las encías aparecen a menudo durante el segundo mes del embarazo, suelen ser máximos en el octavo mes y mejoran tras el parto. Si antes del embarazo la futura madre ya tenía problemas gingivales o enfermedad periodontal probablemente se agraven.

– Durante el segundo trimestre también puede aparecer un “granuloma del embarazo”. Es una lesión abultada localizada en la encía y que sangra con facilidad. La mayoría disminuye de tamaño o desaparece tras el parto.

Los cambios hormonales del embarazo son inevitables, pero la futura mamá debe procurar evitar los demás factores que provocan gingivitis, como la placa dental y el sarro.

Consulta cuanto antes a un especialista

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.