El verano también tiene ventajas para la salud de tus dientes

Es cierto que la estación estival lleva implícitas algunas actividades y cambios de rutinas que pueden llegar a perjudicar la salud de tus dientes como ya os explicamos en este blog de las clínicas de ortodoncia Pérez Varela de Ourense y Santiago de Compostela.
Pero este periodo también trae algunos beneficios para nuestra boca ¿quieres saber cuáles?
– En vacaciones reducimos nuestro nivel de estrés
El estrés provoca muchos problemas para la salud de nuestra boca, pero puede incluso llegar a provocar dolor, ya que en algunos casos una temporada de tensión puede causar que la persona apriete o rechine los dientes para vencer el nerviosismo. Este rechinar o apretar los dientes de forma continuada puede provocar molestias en la mandíbula (ATM) e incluso que las piezas dentales se desgasten.
Las vacaciones nos ayudan a relajarnos y disfrutar del momento, lo que alivia la tensión a la que en ocasiones sometemos a nuestra boca.

estrés salud dental

Las vacaciones de verano son un momento perfecto para reducir el estrés que tanto afecta a nuestra salud en general, y también a la de nuestra boca

– Las frutas y verduras resultan más apetecibles
Una nutrición equilibrada con ingesta de frutas y verduras es fundamental para nuestra salud bucodental, así como beber abundante agua. El calor y la gran variedad de frutas de las que disponemos en la época estival hace más apetecible el consumo de zumos naturales, ensaladas, verduras a la parrilla… mejorando así el aporte de antioxidantes a nuestro organismo, algo que en ocasiones solemos descuidar el resto del año.
Las frutas y verduras son también una deliciosa forma de hidratación natural, aunque, en el caso de los zumos de cítricos es importante beberlos con ayuda de una pajita para evitar la erosión dental.
El verano también es una época perfecta para tomar más alimentos ricos en calcio como yogures, sardinas, col… lo que ayuda a reforzar los dientes. También lo hacen la zanahoria, el plátano, la manzana o las espinacas, ya que contienen altos niveles de flúor.
La naranja, la mandarina y el pomelo, ricas en vitaminas C y A, flúor y calcio, limpian y fortalecen los dientes y combaten las bacterias. Fortalecen las encías y ayudan a combatir la gingivitis y la periodontitis. Eso sí, conviene recordar los consejos que os hemos dado en anteriores ocasiones para que los ácidos no debiliten el esmalte dental.

– Tenemos más tiempo para cuidarnos
Las vacaciones son una buena oportunidad para dedicarnos tiempo a nosotros mismos y a nuestra salud. El descanso estival es un buen momento para ir al odontólogo o para solicitar que un ortodoncista nos revise la boca para asegurarnos de que no hay problemas o, en ese caso, detectarlos precozmente.
A pesar de que en vacaciones se alteran muchas de nuestras retinas también tenemos más tiempo para hacer un buen cepillado tres veces al día.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.