El Doctor Pérez Varela habla sobre ortodoncia para adultos en La Región de Ourense

<<Hoy en día la mitad de los pacientes de nuestras clínicas de ortodoncia en Ourense y Santiago son ya adultos>> explicaba el Doctor Juan Carlos Pérez Varela  en La Región para ejemplificar el auge de los tratamientos ortodóncicos a cualquier edad. El Presidente de la Sociedad Española de Ortodoncia y director de las Clínicas Pérez Varela aclaraba en el diario ourensano que <<cada vez son más los adultos que acuden a las consultas de ortodoncia para mejorar su sonrisa, bien por cuestiones estéticas, bien por problemas relacionados con la funcionalidad de la boca, es decir, que los dientes inferiores y superiores encajen bien.
<<La ortodoncia hace tiempo que ha dejado atrás el estigma que la limita a la adolescencia>>, explica, <<pero la mayor afluencia de adultos a la sala de consultas no se debe solo a cambios sociales. Los dientes continúan moviéndose durante toda la vida. Con la edad, los dientes se van desgastando y la línea de la sonrisa va descendiendo. Es decir, que con el paso de los años cada vez se ven menos los dientes superiores y se ven más los inferiores>>.

La mayoría de los pacientes viene para mejorar la estética de su sonrisa, pero otros muerden mal o tienen mucho apiñamiento que se debe corregir.
Cuando los dientes están apiñados, es más difícil cepillarse y hay más posibilidad de sufrir caries o una enfermedad periodontal (inflamación de la encía) que, en sus estados más graves puede llevar a la pérdida del hueso y de piezas dentales que desemboca en una mala oclusión.

El Doctor Pérez Varela explicaba en el periódico de Orense que <<En algunos casos es evidente que el paciente necesita un tratamiento ortodóncico, pero en otros es necesario que un profesional lo diagnostique, como en el caso de algunas maloclusiones>>.

ourense ortodoncia

El Doctor Pérez Varela explicaba en el rotativo orensano que el auge de la ortodoncia para adultos conlleva la demanda de tratamientos cada vez más estéticos

Un encaje correcto de la parte dental inferior y la superior (mandíbula y maxilar) se traduce en una contracción de los músculos sin excesos de fuerza, ni sobrecargas, y sin que se resienta el cartílago de la articulación que une las dos partes de la mandíbula.
Cuando hay una maloclusión, porque los dientes y muelas no coinciden, el músculo masetero se sobrecarga y deriva la tensión tanto al cartílago, que se desgasta produciendo dolor y dislocaciones, como al trapecio. Esto puede provocar contracturas en la parte alta de la espalda (llegando incluso el dolor a cuello, oídos o cabeza). Con un tratamiento ortodóncico se consigue una perfecta oclusión que reparta el esfuerzo del cierre entre todas las piezas, evitando esos problemas.
Otra consecuencia asociada de la mejora de la oclusión es la mejora en las digestiones, ya que una mordida más eficaz hace que se mastiquen mejor los alimentos, con lo que llegan al estómago más triturados, y se favorece su óptimo aprovechamiento y se digieren mejor.

<<Una ortodoncia también sirve para evitar el desgaste de la superficie de la mordida, ya que cuando las piezas no coinciden correctamente en el cierre, chocan las partes sobresalientes al apretar los dientes. Con el tiempo este roce va limando la superficie de estas piezas dentales y acelera su rotura y agrietamiento, lo que favorece la aparición de caries e infecciones>> explica el Doctor Pérez Varela.

A muchos adultos no les preocupa llevar brackets, pero, además, los avances en el campo de la ortodoncia permiten que aquellos que eran reacios a iniciar el tratamiento para evitar tener que llevar brackets de una manera evidente (los aparatos convencionales) puedan hacerlo sin que afecte al aspecto estético durante el tratamiento. En estos casos puede optarse por los discretos alineadores removibles transparentes (que se quitan y se ponen) y brackets estéticos “que son del mismo color que el diente y por ello prácticamente imperceptibles. << Pero para aquellos que quieren hacerlo con discreción, la ortodoncia invisible o lingual, es una alternativa perfecta, ya que al ir los brackets pegados a la cara interna de los dientes nadie los ve>> aconseja Juan Carlos Pérez Varela.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.