El Doctor Pérez Varela habla de bruxismo infantil en Bebés Y Más

La publicación especializada Bebés Y Más ha consultado al Doctor Pérez Varela sobre el bruxismo infantil.

bruxismo lactante

El Doctor Pérez Varela habló de bruxismo infantil en Bebés Y Más

El bruxismo se produce debido a la contracción repetitiva y violenta de los músculos de masticación, lo que tiene como consecuencia el rechinamiento de los dientes, y consecuentemente, su desgaste.

Sin embargo, tal y como os contamos en este blog de las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Ourense y Santiago de Compostela, el bruxismo infantil es distinto del que se produce en la edad adulta. El bruxismo en niños con dientes de leche es en realidad un fenómeno que ocurre muy frecuentemente durante el desarrollo de la dentición. Es un proceso fisiológico normal, una manera natural de estimular la formación muscular y ósea facial y desarrollar la dentición. Suele ir abandonándose este hábito progresivamente al salir las muelas permanentes y dientes incisivos, y lo normal es que desaparezca en el momento en el que salen los dientes permanentes. De hecho, se estima que alrededor de un 80% de los pequeños han manifestado los signos del bruxismo en algún momento a lo largo de su infancia, aunque es complicado establecer una estadística exacta.

En algunas ocasiones, el bruxismo en los niños puede deberse también a factores psicológicos (como situaciones estresantes) o físicos (como la mala posición de los dientes al morder).

El Doctor Pérez Varela explicó a Bebés y Más que el bruxismo infantil tiende a desparecer por si solo, por lo tanto, su tratamiento solo es necesario cuando se producen síntomas como un desgaste dentario muy excesivo o dolor en la mandíbula, cabeza, cuello y/u oídos.

Cuando se trata de un proceso meramente fisiológico el bruxismo infantil desaparece espontáneamente con la aparición de los dientes definitivos (si hay factores psicológicos o físicos, lo normal es que no desaparezca hasta que se soluciones esos problemas) y por tanto no sea necesario su tratamiento.

Lo más habitual es que la desaparición del bruxismo coincida con el momento en el que al niño le salen las muelas y dientes permanentes,

En caso de que el bruxismo sea por otros motivos y produzca síntomas como los mencionados anteriormente, sí podría tener repercusiones si no se trata (en niños muy pequeñitos puede colocarse una especie de plaquita plástica que recubre los dientes superiores para que no desgasten los dientes) y, más adelante, si no desaparece solo, en caso de que el motivo sea una mala mordida, sería necesario realizar un tratamiento de ortodoncia (mover los dientes) y/u ortopedia (corregir los huesos) para solucionarlo. Este es otro de los motivos por los que, tanto la SEDO (que preside el Doctor Pérez Varela), como las principales sociedades ortodóncicas internacionales, recomiendan llevar a todos los niños a los 6 años (y antes de los 7) al ortodoncista a revisión.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.