La duración de la ortodoncia entre las dudas más habituales antes de iniciar un tratamiento

Hay muchas dudas que surgen a algunos pacientes a la hora de someterse a un tratamiento de ortodoncia. Cuestiones como ¿duele? o ¿cuánto tardaré en mejorar mi sonrisa? son explicadas a diario por nuestro equipo de las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Ourense y Santiago de Compostela, pero hoy queremos aprovechar para resolver alguna de estas dudas habituales en este blog.
– ¿Cuándo es recomendable ponerse ortodoncia? Aunque cada vez hay más opciones pensadas para las personas que buscan una sonrisa perfecta, cabe recordar que más allá de su importancia estética, la ortodoncia trata las irregularidades de los dientes, pero también de los maxilares. No hay que olvidar que la ortodoncia tiene un gran componente biológico, funcional y de salud porque tener unos dientes bien colocados permite cepillarlos mejor, reduce el riesgo de enfermedad periodontal y, sobre todo, si los dientes inferiores y superiores encajan bien se evitan problemas de desgaste de dientes, problemas de la articulación temporo-mandibular. Esos problemas de la ATM causados porque no encajan bien los dientes pueden provocar cefaleas, contracturas musculares. Además si se aprietan mucho los dientes por problemas de estrés se va produciendo un desgaste dental, los músculos se van contracturando y poco a poco se va destruyendo el cóndilo, que es la parte final de la mandíbula (lo que une la mandíbula al resto del cráneo). Ese desgaste va produciendo dolores en el cóndilo y en la mandíbula, que se extienden hasta el cuello. Esto provoca, entre otros síntomas: cefaleas o dolores de oídos que no cesan ni con el uso de analgésicos. Este problema se soluciona normalmente con una férula que permite relajar la musculatura, aunque en ocasiones se trabaja en colaboración con fisioterapeutas consiguiendo una mejoría en la calidad de vida importantísima.
Es decir, la ortodoncia se recomienda en todos aquellos casos en los haya una mala posición dentaria que afecte a la estética, pero también aquellos en los que pueda causar problemas en el habla o en la mordida (disfunción oclusal) que pueda conducir a trastornos articulares temporomandibulares. También es aconsejable en aquellos casos de enfermedad gingival o periodontal originados por apiñamiento dental severo o dispersión dental (dientes muy juntos o muy separados).
– ¿Qué tratamiento es el mejor? No hay una única opción de tratamiento válida para todos los casos. Es un especialista en ortodoncia el que, tras un minucioso estudio, debe aconsejar las opciones más adecuadas para el caso concreto, ya que no existe es una técnica universal que pueda ser utilizada en todas las patologías y en todas las personas.
– ¿Los aparatos de Ortodoncia perjudican los dientes? Los aparatos permiten mejorar el estado de los dientes, encías y huesos maxilares, por lo que no perjudican en absoluto la salud bucodental. La única precaución que hay que tener en cuenta es que pueden favorecer la retención de alimentos, por lo que hay que extremar el cuidado en la limpieza.
– ¿Es doloroso el tratamiento? El tratamiento es indoloro. Aunque todo lo que es nuevo para el organismo resulta incómodo al principio, está demostrado que en una semana la lengua y todas las mucosas se adaptan perfectamente. Después de los primeros días esas molestias iniciales desaparecen y los pacientes ya no nota que lleva aparato. De persistir deberá consultarse al ortodoncista.

Duración tratamiento ortodoncia

La duración de un tratamiento de ortodoncia no es estándar y depende de muchos factores, entre ellos, de la colaboración del paciente

– ¿Cuánto tardará? Los tratamientos de ortodoncia no tienen una duración estándar, ya que depende de muchos factores. Sin embargo, podemos decir que la media de un tratamiento de ortodoncia son 30-32 meses, es decir entre dos años y tres si los pacientes son colaboradores.
“El proceso de la ortodoncia es como el de ir al colegio, tú vas a clase pero también tienes que hacer los deberes y estudiar, y en un tratamiento ortodóncico lo mismo: los pacientes tienen que cepillarse bien y seguir todas las indicaciones que le da el ortodoncista para evitar que el tratamiento se prolongue” explica el Doctor Pérez Varela.
Pero además influye la llamada susceptibilidad biológica individual, es decir, que en medicina cada individuo responde de una manera totalmente distinta al tratamiento y a los medicamentos. La ortodoncia, como disciplina vinculada a la medicina y la odontología en la que se tratan seres vivos y se mueven tejidos, también depende de la biología de cada individuo. El proceso que implica mover dientes tiene la particularidad de que el diente está metido dentro de un hueso (el hueso alveolar). Para mover un diente hay que destruir hueso en una parte y formar hueso en otro porque el ortodoncista va moviendo el diente todo a lo largo del hueso y eso requiere una serie de procesos biológicos celulares, pero también tiempo. Al igual que cuando te fracturas una pierna tiene que formarse un callo óseo, en ortodoncia tiene que haber una serie de principios biológicos en los que hay unas células que se llaman osteoblastos y osteoclastos que unas destruyen hueso y otras forman hueso, y esto requiere tiempo.

Es decir, que aunque las investigaciones actuales persiguen acelerar el movimiento dentario y poder reducir el tiempo de tratamiento, en la actualidad cuando existe maloclusión (la falta de encaje entre los dientes superiores e inferiores) lo habitual es resolverlo en dos años, llegando en los casos más extremos a los tres o cuatro años.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.