El Doctor Pérez Varela habla sobre los beneficios de la lactancia materna en la plataforma dirigida a pediatras PediaSkin

Los beneficios de la lactancia materna para el correcto desarrollo de la boca del niño son el tema que abordó el Doctor Pérez Varela en su colaboración con PediaSkin, una plataforma privada destinada a pediatras.

lactancia desarrollo boca bebe

El Doctor Pérez Varela explica en la plataforma dirigida a pediatras Pediaskin cómo la lactancia beneficia al correcto desarrollo de la boca del bebé

 

El Doctor Pérez Varela explicó en su artículo que uno de los estímulos más importantes para que la mandíbula avance es la succión del pecho, ya que se estimula la musculatura bucal favoreciendo al maxilar inferior en el llamado primer avance fisiológico de la oclusión.

Como explica en PediaSkin, dar el pecho hace que el bebé tenga menos posibilidades de tener discrepancias en el tamaño de los maxilares que tomando el biberón y, por lo tanto, contribuye a evitar que tengan que llevar aparto ortodóncico cuando sean mayores.
Además de ser mejor para el correcto desarrollo de la boca y la función masticatoria, ya que mejora la oclusión de cara al futuro y previene anomalías dentomaxilofaciales, también evita que se adquieran hábitos bucales que deforman la boca (chuparse el dedo o la lengua después de alimentarse, morderse las uñas, el labio, el pelo o incluso la tendencia a meterse cosas en la boca).

La lactancia materna está recomendada por el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría en exclusiva durante los primeros seis meses de vida y complementada con otros alimentos hasta los dos años o incluso más si el bebé y la madre lo desean. Aunque hay quien vincula el desarrollo de las llamadas caries de la primera infancia (CPI) con la lactancia cuando el bebé ya tiene dientes, es importante señalar que la leche materna no es el origen de esas caries.

Lo que sí es importante y pocas madres saben es que hay que empezar las rutinas de higiene bucodental desde que aparecen las primeras piezas dentales (entre los 6 y los 9 meses suelen salir los dos incisivos inferiores). Lo óptimo es introducir el hábito del cepillado lo más pronto posible, como un juego. Para que se familiarice con el cepillo de dientes se pueden comprar cepillos específicos para esta edad con un tope que evita que cuando el bebé está con él lo introduzca muy al fondo de la garganta y se produzcan arcadas. No es necesario echarle pasta de dientes, porque ellos no saben enjuagarse ni escupir, simplemente cepillado.

Es fundamental que los dientes de los bebés queden limpios, especialmente al dormir.
La leche (tanto materna como artificial) contiene azúcares que si se dejan ahí toda la noche pueden llegar a producir unas caries muy problemáticas. El hecho de que en ocasiones se asocie la lactancia materna a esas caries de la primera infancia es que normalmente la lactancia suele darse “a demanda”, lo que generalmente supone que se le dé el pecho también durante la noche, con lo que muchas madres no limpian la boca del bebé después de la toma nocturna. Es esa falta de higiene oral cuando el niño ya tiene piezas dentales lo que puede provocar las caries, no la lactancia materna.

El Doctor Pérez Varela también explicó ques importante vigilar que en torno a los 3 años el niño tenga ya los 20 dientes que debería. En caso de que no le hayan erupcionado las 20 piezas a partir de esa edad conviene llevarlo al dentista para cerciorarse de que no se debe a un problema de falta de espacio que puede crearle problemas más graves cuando sea mayor que lo llevarían a acudir a un ortodoncista.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.