El Doctor Pérez Varela explica por qué es necesaria la revisión ortodóncica a los 6 años en el Faro de Vigo

A pesar de que la mayoría de los padres creen que deben de llevar a los niños a revisión al ortodoncista cuando cambian todos los dientes suele ser demasiado tarde, ya que en muchos casos ya tienen 12 o 13 años. Tal y como recomiendan las más prestigiosas asociaciones ortodónicas del mundo, entre ellas la Sociedad Española de Ortodoncia (SEDO), el mejor momento para tratar algunas irregularidades del crecimiento de
los huesos es a los 6 años (en algún caso a los 5 y no más tarde de los 7). Así se podrán abordar a tiempo ciertos problemas que se complicarían con el paso de los años.
Así lo explicó el Doctor Pérez Varela en una entrevista que le hicieron en el periódico El Faro de Vigo: “Los seis es una buena edad porque es cuando nacen los primeros molares
definitivos y es el momento para analizar cómo van evolucionando los dientes y cómo van creciendo el maxilar y la mandíbula, y corregir posibles problemas porque los ortodoncistas no solo tratamos los dientes; también el crecimiento de los huesos de la cara”.

ortodoncia revision 6 años

El periódico El Faro de Vigo entrevistó al Doctor Pérez Varela sobre la importancia de llevar a los niños a revisión ortodóncica a los 6 años

Estos problemas que se pueden diagnosticar precozmente a esa edad son mucho más habituales de lo que se piensa, ya que hay un alto porcentaje de niños a los que no le crece a lo ancho el maxilar (es decir, que lo tienen muy estrecho y comprimido) y otros a los que no les crece el hueso de abajo (la mandíbula) al ritmo que le debería de crecer, por lo que tienen los dientes muy para fuera. Juan Carlos Pérez Varela explicó en el periódico que “esto se puede corregir de una manera muy sencilla con unos aparatos y con un tratamiento corto, de un año. Sin embargo, a medida que el paciente se va haciendo adulto, son mucho más difíciles de corregir e incluso pueden necesitar cirugía”.

Entre los problemas que esto provoca está la mala mordida y otros inconvenientes asociados. Si un niño tiene un problema de crecimiento de los huesos, muchas veces no mastica bien y, además de problemas gástricos, puede tener bruxismo. En algunos casos, esta falta de concordancia entre el hueso inferior y el superior no es apreciable a simple vista, pero en otros casos provoca alteraciones estéticas.

Es por ello que es muy importante traer a los niños a la consulta en cuanto cumplen los 6 años para realizarles esta sencilla revisión que permitirá descartar problemas en el desarrollo de la boca y, en caso de que existan esos problemas, poder abordarlos con ortopedia dentofacial, lo que evitará muchas complicaciones a futuro.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.