Disfruta de las vacaciones y cuida tu salud oral

Las vacaciones tienen numerosos beneficios para la salud: mejoran el estado de ánimo, ayudan a bajar la presión arterial y reducen el estrés, que tiene muchas consecuencias negativas para la salud oral (como el bruxismo, entre otras cosas) y para la salud general del organismo. Pero, sobre todo, nos hacen sentirnos más felices y sólo de pensar en ellas se nos pone una sonrisa en la boca.

vacaciones salud oral

El relax vacacional es positivo para nuestra salud

Pero también pueden tener repercusiones negativas si no nos cuidamos.

¿Qué podemos hacer para mantener la salud bucodental y evitar posibles molestias y problemas?

– Evita la mala higiene oral: los días libres suelen traer aparejado el cambio de hábitos y relajación de rutinas, entre ellas también las de limpieza. También durante las vacaciones es imprescindible seguir lavándose los dientes después de cada comida (y especialmente antes de irse a dormir), porque las bacterias no descansan.

En vacaciones solemos pasar mucho tiempo fuera de casa, y comer fuera, picar…etc por lo que es conveniente llevar un kit de limpieza dental, sobre todo si se lleva aparato de ortodoncia, siempre consigo para que, en casa de hacer comidas fuera de casa, poder lavarse los dientes.

Evita el abuso de alcohol y tabaco: durante el tiempo de ocio es más habitual que los fumadores consuman más tabaco, y que lo hagan también los fumadores sociales. El tabaco aumenta el riesgo de enfermedad de las encías (que puede llevar incluso a la pérdida de los dientes). También estimula la pérdida en la permeabilidad de las mucosas, bajando la oxigenación y ocasionando envejecimiento prematuro, por lo que empeora la salud del diente y los tejidos que lo rodean. También ocurre lo mismo con el alcohol, y ambos hábitos son nocivos para la salud de la boca.

– Cuida tu alimentación: evita el abuso de bebidas carbonatadas o zumos (que perjudican el esmalte de los dientes), café o té que favorecen la aparición de manchas en los dientes.

Procura no abusar de azúcar y dulces, así como alimentos procesados “salados “que la contengan.

Toma una variedad equilibrada de cada uno de los cinco grandes grupos de alimentos: frutas, cereales, hortalizas, proteínas y lácteos. Si la dieta carece de determinados nutrientes, es más difícil que los tejidos de la boca resistan una infección, lo que puede contribuir a la enfermedad de las encías.

– Bebe abundante agua.

– Si te estás sometiendo a tratamiento ortodóncico y en vacaciones se te suelta un bracket o arco pídenos cita cuanto antes para que podamos resolverlo en cuanto se acaben las vacaciones.

Sonríe! Sonreír nos hace sentir mejor a nosotros y a quienes nos rodean

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.