Disfruta la navidad con la mejor de tus sonrisas

Estas fiestas navideñas son sinónimo de alegría, fiestas, familia, amigos, comidas… de celebración de la felicidad.

sonrisa navidad

Las sonrisas nos hacen felices a todos

Las sonrisas genuinas nos acercan a las personas y son contagiosas. Una investigación llevada a cabo en Uppsala University, en Suecia, analizó las reacciones automáticas y controladas de las expresiones faciales, exhibiendo a los participantes diferentes caras que mostraban expresiones faciales positivas y negativas mientras se les pedía que trataran de mantener una expresión neutra, es decir, que no sonriesen ni frunciesen el ceño. Los resultados mostraron que cuando una persona veía una cara sonriente era más propensa a sonreír que cuando le mostraban una cara con el ceño fruncido.

Pero aunque en muchas ocasiones la sonrisa es resultado de un momento de felicidad o bienestar, en muchos casos el hecho de sonreír nos hace sentir mejor, como describió Charles Darwin enunciando la hipótesis del feedback facial. Esta teoría es lo que explica el motivo por el que es bueno intentar hacer sonreír a quien que no atraviesa un buen momento. Pero sobre todo, el hecho de sonreír cuando estamos pasándolo mal influye sobre nuestras emociones y nos hace sentir mejor.

Es importante regalar sonrisas durante todo el año, pero estas fiestas son especialmente delicadas para algunas personas. La neuroimagen ha demostrado que la sonrisa de otra persona activa nuestro propio circuito de recompensa, es decir, que ver sonreír a otra persona nos hace sentir mejor. Por ello es tan importante estar en compañía de personas y que verlas sonreír de manera auténtica.

Cuando sonreímos se producen una serie de cambios fisiológicos aunque no seamos conscientes. Estos son algunos de los beneficios de la sonrisa:

Nos hace sentir felices. Cuando sonreímos se liberan unos neurotransmisores llamados endorfinas que se activan por los movimientos de los músculos de la cara. El cerebro interpreta esos movimientos liberando estas sustancias químicas que son las responsables de hacernos sentir felices. La hipótesis de la retroalimentación facial de la que hablamos antes hace que sea útil incluso fingir la risa o la sonrisa funciona, ya que el cerebro interpreta la posición de los músculos de la cara de la misma manera liberarando las endorfinas que nos proporcionan bienestar.

-Hace que sintamos menor dolor, ya que las endorfinas también actúan como analgésicos naturales del cuerpo. Para los que sufren de dolor crónico, reír y sonreír puede ser un eficaz tratamiento, como han demostrado diversas iniciativas de practicar risoterapia o llevar humoristas a hospitales.

Reduce los niveles de estrés, ya que a medida que aumentan las endorfinas, disminuye el cortisol, conocida como la hormona del estrés. El cortisol es más activo cuando estamos ansiosos y contribuye a intensificar los sentimientos desagradables. Reduciendo los niveles de cortisol reducimos estas sensaciones negativas.

-Beneficia a los músculos porque reír expande los pulmones, estira y relaja los músculos y estimula la homeostasis. Esto repone el oxígeno de las células y ejercita el cuerpo.

-Una buena carcajada libera emociones, sobre todo aquellas que tenemos reprimidas en nuestro interior. Todo se ve mejor después de una buena risa y nos sentimos más positivos.

Especialmente en estas fechas ¡regala la mejor de tus sonrisas!

 

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.