Darle un mordisco de tu helado a tu hijo le predispone a padecer caries si tú las tienes

Probar su comida para ver si está caliente o fría, besar a tu bebé e la boca, “limpiar” con tu propia saliva el chupete cuando se ha ensuciado, ofrecerle un mordisco de tu helado o compartir cubiertos son gestos que se hacen con la intención de mimar y cuidar a los niños pero que les predisponen a padecer caries si tú también las tienes, ya que exponen su débil sistema inmunológico a las bacterias que todas los adultos tenemos en mayor o menor cantidad en nuestra saliva.

compartir helado caries

La caries puede transmitirse a través de la saliva

De hecho, en muchas ocasiones es la madre la que se la transmite la caries a su bebé en los primeros 30 meses de vida a veces, incluso, a través de los besos. Las conocidas como bacterias cariógenas primarias aumentan el riesgo de desarrollar caries tempranas en los más pequeños. Además, retrasando la infección temprana ayudaremos a evitar el desarrollo de la caries en el futuro.
Los niños pequeños están más expuestos a enfermedades que los adultos, por lo que es necesario extremar las precauciones para evitar el contagio que se produce de adultos a bebés a través de la saliva.

Lavarse las manos con frecuencia, no triturar la comida del niño con tu propia boca, no compartir cubiertos ni besarlos en los labios contribuirá a mantener sanos a los pequeños evitando el contagio de bacterias perjudiciales.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.