Cuidar tu salud bucodental puede ayudarte a evitar el mal aliento

El mal aliento afecta a un gran número de personas y en una gran parte de los casos se debe a la acumulación de placa en la lengua.
La halitosis no sólo es un problema para quien lo sufre, ya que suele causar vergüenza y miedo al rechazo, sino también para quienes lo rodean, que no suelen atreverse a advertirlo y en muchos casos acaban por evitar a esta persona.
El mal aliento no sólo puede llegar a interferir en las relaciones personales, sino que puede afectar a la vida laboral, ya que puede ser un factor determinante para que te descarten en una entrevista de trabajo, así como problemas por el rechazo de tus compañeros.

halitosis ortodoncia

Cuidar la salud de tu boca es clave para evitar la halitosis

Puede parecer una nimiedad, pero a la hora de escoger un candidato para un empleo los reclutadores tienen en cuenta que encaje con facilidad en el equipo ya formado e intentar evitar problemas a medio plazo.
El mal aliento es frecuente por la mañana, al reducirse la producción de saliva por mantener en reposo las estructuras bucales durante el sueño. Esa sequedad provoca un proceso de putrefacción de los restos de alimentos acumulados en la boca y a un aumento del pH que acaban originando ese olor desagradable.
El problema es cuando el mal aliento se mantiene más allá de ese momento puntual de la mañana. La mayoría de los casos de halitosis se originan en la cavidad bucal por una falta de higiene bucal. Las bacterias que se encuentran en la lengua o los dientes descomponen los restos orgánicos creando unos gases que son los responsables del mal aliento. Cuando llevas ortodoncia hay más posibilidad de que se acumulen alimentos en los brackets si no se realiza una adecuada higiene. Otra posible causa del mal aliento pueden ser las caries no tratadas o las fisuras en la lengua.

Algunas causas del mal aliento:
– Mala salud bucodental
Enfermedad de encías: La acumulación de la placa en torno al diente también desprende mal olor
Sinusitis, resfriados y alergias que hacen aumentar la mucosidad.
Sequedad bucal: la salivación es la manera natural que tiene nuestro organismo para limpiar la boca.
– El tabaco no sólo te deja el aliento propio de los fumadores, sino que el humo afecta el flujo de saliva en tu boca, lo que provoca sequedad bucal que puede terminar en halitosis.

Desde este blog de las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Santiago de Compostela y Ourense siempre os insistimos en la importancia de un correcto cepillado dental durante todo el tratamiento de ortodoncia, ya que de no hacerse puede aparecer mal aliento, inflamación de las encías y caries dental.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.