Cuida tu sonrisa y tu salud bucodental también en Navidad, sobre todo si llevas ortodoncia

Los excesos de navidad son inevitables, pero hay que procurar que afecten lo menos posible a nuestra salud en general, y la de nuestra boca en particular. Una relajación temporal de las rutinas de higiene bucodental, especialmente si llevas ortodoncia, puede desencadenar problemas en las encías, agravar problemas ya presentes o incluso que retrocedas en tu tratamiento ortodóncico.
El cambio de horarios propio de estas fechas y las reuniones de familiares o amigos que implican excesos con el alcohol, la comida o el tabaco perjudican la salud de nuestra boca, pero desde la Clínica de Ortodoncia Pérez Varela de Santiago de Compostela y Ourense queremos daros algunas recomendaciones para mantener vuestra salud oral también en estas fiestas:
Controla lo que comes, sobre todo el azúcar. El turrón, las peladillas o los polvorones son inseparables de la celebración de estas fechas, pero es recomendable no excederse en su consumo y limpiarse la boca después de comerlos.
Cuidado especialmente con todos los dulces pegajosos, ya que los azúcares se quedan adheridos a los dientes mucho más tiempo. Para los golosos siempre es más conveniente tomar chocolate negro (mejor si es por lo menos 70% cacao) que se deshace antes en la boca, pero además contiene antioxidantes y es cardioprotector.
– Si llevas ortodoncia ten especial precaución con los alimentos duros como garrapiñadas, peladillas o el turrón duro. El turrón duro es más saludable porque contiene menor cantidad de azúcar que el blando, pero puede causar microfracturas en los dientes, romper empastes, despegar carillas y estropear los aparatos ortodóncicos, así como despegar los brackets.

brackets marisco

Evita usar los dientes para abrir o mordisquear las patas del marisco. Usa las pinzas y utensilios pensados para ello.

Lo mismo sucede con el marisco, ya que con frecuencia se muerden con los dientes las patas de las cigalas, nécoras…
Cepilla los dientes después de cada comida aunque se coma o cene fuera de casa para eliminar los restos de alimentos y evitar la formación de placa bacteriana. Es muy sencillo llevar un pequeño kit de higiene bucodental contigo para poder hacerlo fuera de casa. Si no puedes limpiarte la boca después de cada comida, al menos hay que realizar una buena limpieza oral (complementándola con un enjuague bucal, seda dental o cepillos interdentales) antes de acostarse. Es importante recordar que mientras se duerme disminuye el flujo de saliva, lo que provoca cambios en el pH que aumentan el riesgo de acumulación de placa y otros problemas.
Cepilla también suavemente la lengua una vez al día para evitar el mal aliento.
Evita abusar de las bebidas ácidas, sobre todo combinadas entre sí y están frías y azucaradas porque su efecto sobre la sensibilidad dental se acentúa. Cuidar la sensibilidad dental. El efecto de bebidas ácidas sobre la sensibilidad dental aún es superior si se combinan entre sí y están fríos y azucarados. Un tratamiento específico recomendado por el dentista y el control en el consumo de estos ácidos ayudará a aliviar la hipersensibilidad dental.
– Evita consumir en exceso vino, café o tabaco que oscurecen los dientes. Aprovecha los buenos propósitos de año nuevo para dejar de fumar.
Pero además, si tienes problemas dentales pendientes, como una caries que necesita un empaste o unas muelas del juicio que dan problemas, las vacaciones son un buen momento para visitar al dentista.
Sin embargo, y aunque todas las recomendaciones anteriores son muy importantes, nuestro principal consejo es que no dejes de sonreír durante estas fiestas. Te sentirás más feliz y harás más feliz a quienes te rodean.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.