Cuida tu lengua, sobre todo si llevas ortodoncia

En un post anterior de este blog de las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Santiago de Compostela y Ourense os contamos que la lengua es un buen indicador de la salud. Aunque a veces no se le presta demasiada atención lleva a cabo funciones muy importantes, como su papel en el sentido del gusto, ya que en la parte superior de lengua se encuentran las papilas gustativas; también en la fonación (para hablar) ya que modula, mediante su movimiento, el aire expirado; también se ocupa de la humectación de la cavidad oral produciendo saliva a través de las glándulas salivales menores que se encuentran sobre todo en la cara inferior de la lengua, o para la deglución, empujando hacia atrás el bolo alimenticio para tragarlo.

lengua limpieza

A pesar de su importancia para nuestra salud, a la hora de hablar o tragar, en muchas ocasiones se olvida de la limpieza de la lengua

La lengua tiene otra característica que se convierte en una ventaja, ya que es una de las partes del cuerpo de más fácil exploración, ya que para el médico es suficiente una inspección y palpación para realizar un correcto diagnóstico en la mayoría de los casos.
Sin embargo, y a pesar de su importancia, no se suele cuidar y es muy importante incluirla en las rutinas diarias de higiene bucodental. Hay que tener en cuenta que debido a la gran cantidad de papilas que recubren su cara superior quedan fácilmente atrapados restos y gérmenes. Para la limpieza de la lengua se puede usar el cepillo de dientes de forma suave por toda la superficie lingual, o bien utilizando un rascador de lenguas (un instrumento generalmente de plástico con los bordes redondeados que se adapta a la superficie de la lengua y arrastra la suciedad al desplazarse sobre ella).
Si llevas ortodoncia hay que extremar la higiene bucodental, y eso incluye la lengua. Además hay que tener en cuenta que durante el periodo de adaptación el roce de los brackets puede provocar pequeñas molestias en la mucosa y en la lengua. Si esto sucede conviene recubrir las zonas del aparato que provocan roces o irritaciones con cera de ortodoncia. En casi todos los casos en unas pocas semanas los tejidos blandos se habrán acostumbrado a la presencia de los brackets y ya no supondrá ningún problema este roce.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.