Cosas que debes saber sobre tu cepillo de dientes

¿Sabías que el cepillo de dientes puede ser un foco de gérmenes? Puede incluso contener bacterias intestinales y gérmenes fecales si no se guarda en un lugar adecuado.
El cepillo es el instrumento fundamental para cuidar tu boca. No sólo es cuestión de limpiarse los dientes después de cada comida para tener una buena higiene bucal.
Del lugar en que se guarda depende que haya más o menos microorganismos en las cerdas que entrarán a la boca y pasarán por los dientes, encías y lengua.
Según la revista de la Universidad de Alabama, al guardar el cepillo en el cuarto de baño, quedan expuestos a microrganismos intestinales, que se pueden transferir por una ruta oral.
Es decir, ¿Puede la bacteria del inodoro saltar al cepillo? Según la profesora de periodoncia de la Escuela de Odontología de la Universidad de Alabama “Las bacterias entéricas, que en su mayoría ocurren en los intestinos, pueden pasar a los cepillos y terminar en la boca” cuando la persona, después de ir al baño no se lava las manos antes de manipular el cepillo o incluso, puede ocurrir si no se limpia bien las manos.
En la Clínica de Ortodoncia Pérez Varela queremos ofrecerte unas recomendaciones para el mantenimiento del cepillo de dientes que ayudarán a mejorar tu salud bucodental
La Asociación Estadounidense Dental recomienda que el cepillo no se guarde en un contenedor cerrado o que se cubra, ya que un ambiente húmedo es más propenso para el crecimiento de microorganismos. Los expertos recomiendan colocar el cepillo de forma vertical y al descubierto para dejarlo secar hasta el siguiente uso.
Se recomienda empapar el cepillo con enjuague bucal antibacterial tras su uso y también enjuagar a fondo los cepillos con agua potable después del cepillado para retirar todos los restos de pasta de dientes y de comida que queden atrapado entre las cerdas.

Los cepillos tienen un período de vida útil, que puede variar entre los tres y cuatro meses o cuando las cerdas se deshilachan

Los cepillos tienen un período de vida útil, que puede variar entre los tres y cuatro meses o cuando las cerdas se deshilachan

Si el usuario ha estado enfermo, se aconseja cambiar de cepillo una vez recuperado.
Por último, pero no menos importante, no hay que compartir el cepillo de dientes. Aunque parece una obviedad, los estudios revelan que una buena cantidad de parejas admiten que comparten el cepillo.
Fuente: BBC Mundo, Salud

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.