¿Qué conviene comer en función del tipo de ortodoncia?

Comer equilibradamente es imprescindible para mantener una buena salud oral, pero cuando se inicia un tratamiento de ortodoncia es imprescindible compatibilizar esto con la necesidad de mantener en buen estado los aparatos de ortodoncia.
En este sentido, las recomendaciones no son iguales para las ortodoncias removibles (de quita y pon) que las fijas.
Las ortodoncias removibles se retiran para comer y lavarse los dientes, por lo que no hay cambios en la alimentación, salvo recordar que es muy importante no beber líquidos que manchen (como el café o vino) ni fumar con los alineadores dentales puestos, ya que se teñirían y se perdería así el efecto de discreción que se busca.
También es importante extremar la higiene oral y asegurarse de que no queden restos de alimentos ni de placa antes de volver a colocarse el aparato.

Las ortodoncias fijas (metálicos o convencionales, estéticas y linguales o invisibles) requieren cuidados más exigentes, ya que durante todo el tratamiento se comerá y se limpiará la boca con los brackets puestos.

Los primeros días, además, mientras dura el “periodo de adaptación” se pueden sufrir, algunas molestias debido a la presión que los brackets y los arcos hacen sobre los dientes para tratar de moverlos, pero también al hecho de que pueden producirse rozaduras contra las mucosas (el interior del labio y de las mejillas en la ortodoncia convencional y estética, y en la lengua en el caso de la ortodoncia lingual o invisible).

Durante esos primeros días se puede realizar una dieta más blanda de lo habitual para reducir las posibles molestias al masticar optando por alimentos de consistencia suave y textura blanda que prácticamente no necesiten masticación y se deshagan en la boca y no exijan un exceso de fuerza con la musculatura mandibular.

-Purés, cremas y alimentos están triturados.
-Alimentos cocidos.
-Sopas calientes o frías como el gazpacho.
-Pescados: Su textura suave y tierna ayuda a reducir las molestias durante la masticación, por lo que resultan ideales en la primera etapa del tratamiento.
-Carnes tiernas como el pollo o aquellas más tiernas guisadas (evitando las carnes más fibrosas que exigirán fuerza por parte de la musculatura del maxilar).
-Ensalada y ensaladillas (teniendo mucho cuidado con la lechuga porque se queda atrapada en los brackets y la zanahoria cruda por su dureza).
-Frutas en compota, puré, trituradas o muy maduras de textura blanda (ciruelas, uvas, sandía, melón…)
– Yogourt, cuajada, flan…

Según pasen los días las molestias irán despareciendo y se hará más fácil ir introduciendo alimentos más consistentes. De hecho, conviene masticar en la medida de lo posible, pues es bueno que los músculos de la mandíbula sigan ejercitándose.

ortodoncia alimentos

Para que los resultados del tratamiento de ortodoncia sean óptimos es necesaria la colaboración del paciente

En general, durante todo el tratamiento ortodóncico conviene eludir tomar comida muy dura o pegajosa para evitar que se despeguen los brackets o se tuerzan los arcos, y facilitar la limpieza oral, ya que los aparatos favorecen que los alimentos se queden atrapados, y si no se extrema la higiene, se aumenta el riesgo de padecer caries durante el tratamiento.

Algunas recomendaciones durante todo el tratamiento con brackets:

-Hay ciertos alimentos como el pan tostado, los colines, las galletas, etc. Que son muy propensos a quedarse atrapados entre los dientes, muelas y el aparato, por lo que es conveniente evitarlos, y si se toman, extremar la limpieza posteriormente.
El pan muy crujiente también puede ser un problema, por lo que hay que optar por aquellos con cortezas un poco más blandas. El pan de molde se queda fácilmente atrapado en la aparatología, y además contiene azúcares añadidos.

Los cereales sin triturar suelen quedarse enganchados a los brackets, y entre los dientes y su eliminación con el cepillo de dientes es muy complicada, por lo que es mejor evitarlos.

-La fruta es fundamental para una dieta saludable, pero es muy importante que las que son más duras (como las manzanas, ciertos tipos de pera, melocotones duros…etc) que pueden ser muy difíciles de morder y pueden hacer que se despeguen los brackets, por lo que conviene cortarlas en trozos pequeños.

Las frutas blandas y muy maduras podrán comerse directamente, teniendo cuidado con huesos y semillas.

-Los vegetales y verduras aportan también deben estar presentes en una dieta equilibrada, por lo que simplemente hay que optar por preparaciones fáciles de masticar, como la cocida, y nuevamente extremar después la limpieza oral, pues por su textura es fácil que se queden atrapados (por ejemplo, restos de acelgas, espinacas, de brócoli…).
Las zanahorias y vegetales duros es mejor cocerlos y, si no se cuecen, conviene cortarlos en trozos muy pequeños (rallándolos, por ejemplo) y limpiando cuidadosamente la dentadura y el aparato después de comer.

-Las legumbres cocidas son un gran aliado durante la ortodoncia, porque son muy nutritivos, pero además se mastican muy fácilmente. Sólo hay que asegurarse de que no queden restos atrapados.

-Los lácteos y sus derivados son un gran aliado para la ortodoncia, porque exigen poca masticación (excepto los quesos excesivamente curados por su dureza).

No hay que evitar la carne, ya que aporta, entre otras cosas, proteínas y hierro, pero es conveniente evitar las más duras y fibrosas (como el jamón y los embutidos, por ejemplo) optando por las magras, de corte tierno y sin hueso. Si se comen, conviene hacerlo cortándolos en trozos pequeños y masticándolos con las piezas dentales posteriores (los molares).

-El pescado también es una buena alternativa, ya que es un alimento nutricionalmente rico y que en general no es duro, por lo que no daña la aparatología.

Frutos secos y semillas: Las semillas suelen quedarse atrapadas en los brackets y es complicado eliminarlas incluso con irrigador bucodental, y los duros (como las avellanas o almendras) pueden despegar los brackets o torcer los alambres.

Dulces: hay que evitar los duros y pegajosos (como tofes, caramelos duros, chuches, turrón…) porque pueden dañar los aparatos, pero también hay que evitar, en general, el azúcar, por lo que desaconsejamos las bebidas carbonatadas, dulces y ácidas (como los refrescos con gas, bebidas isotónicas, zumos azucarados, batidos…) porque favorecen la formación
de caries dental.

Pero, además, se deben evitar hábitos perjudiciales para la dentadura como morderse las uñas, mordisquear objetos como los bolígrafos, masticar hielo, etc.

Como siempre os insistimos en este blog, o cuando venís a revisión en nuestras Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Ourense o Santiago de Compostela, es imprescindible extremar la higiene dental cepillándose los dientes de manera correcta después de cada comida al menos durante dos minutos (y la lengua con suavidad) y completar la limpieza con irrigador bucal, hilo dental especial para ortodoncia, cepillos interproximales y colutorios específicos. Así se evita la formación de caries dental, la inflamación de la encías y gingivitis y se contribuye a acortar el plazo del tratamiento.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.