El consumo de drogas también afecta a la salud bucodental

El consumo de drogas acarrea graves problemas de salud para el adicto. Pero desde este blog de las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Santiago de Compostela y Ourense queremos resaltar la importancia de la repercusión de cierto tipo de drogas sobre la salud dental de los drogodependientes:

Marihuana o cannabis: diversos estudios recientes han revelado que la principal consecuencia a medio-largo plazo (unos 20 años) del consumo de cannabis es la enfermedad periodontal, más conocida como piorrea o periodontitis. Esta patología afecta a los tejidos de soporte del diente, es decir, a las encías, al ligamento periodontal y al hueso alveolar. Los destruye paulatinamente hasta que, en los casos extremos en los que no se trata adecuadamente la enfermedad, se pierde el diente. Las investigaciones también han desvelado que entre los consumidores habituales se produce un deterioro de su higiene dental, lo que aumenta el riesgo de caries.

drogas salud

Las drogas afectan también a la salud de la boca

Cocaína: los adictos a esta sustancia la pueden tomar de diferentes formas (inhalada, fumada…) y todas ellas son perjudiciales, pero hay dos de ellas especialmente peligrosas para la salud bucal: fumándola y frotándola contra las encías. Es una sustancia muy ácida, lo que hace que sea extremadamente nociva para la salud bucal ya que destruye el esmalte dental y deja totalmente desprotegidos los dientes, lo cual ocasiona que los adictos a la cocaína tengan muchísimas caries por ello y por la sequedad bucal que sufren. Además, los movimientos involuntarios de la mandíbula debido a la acción de la droga provocan el desarrollo del bruxismo y sus consecuencias como dolores de cabeza crónicos, dolor en la mandíbula, dientes fracturados y más erosión del esmalte. La cocaína fumada no es más saludable, sino todo lo contrario, a sus conocidos efectos hay que añadir los daños que causan los residuos del humo, que potencian todavía más los problemas en las encías y dientes. Su consumo excesivo también provoca daños en el paladar y úlceras en la boca, lo que deriva en problemas para tragar y masticar con normalidad.

Metanfetamina: Tiene graves efectos sobre la salud debido a su alto grado de acidez al igual que la cocaína, deteriora muchísimo los dientes. Descompone el esmalte dental y reduce la producción de saliva dejando la boca reseca y desprotegida. Todo esto supone una alta cantidad de caries y una erosión dental grave que hace que personas de 30 años e incluso menores tengan un deterioro dental muy severo y sufran periodontitis.

MDMA: En casi el 100% de los consumidores provoca sequedad bucal que en ocasiones dura hasta dos días después de su consumo. Esta desprotección sumado a la gran ingesta de refrescos para aliviarse aumenta la cantidad de caries y el riesgo de sufrir periodontitis. También provoca bruxismo, ese hábito involuntario de rechinar los dientes que puede llegar a deteriorar los dientes, además de ocasionar dolores musculares, de cabeza…etc.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.