¿Cómo puedes saber si tu hijo necesita ortodoncia?

Muchos de los padres que vienen a la clínica lo hacen con la inseguridad de si lo han hecho demasiado pronto, o, en otros casos, demasiado tarde, porque lo cierto es que la dentadura de los niños va evolucionando a medida que van creciendo.

La mayoría de los problemas orales que pueden padecer los niños suelen ser de origen genético, pero también pueden estar provocados por malos hábitos que se mantienen durante años (chuparse el dedo, alimentación excesivamente blanda, uso del chupete más allá de los 2 años, morderse las uñas…).

Tal y como os recomendamos siempre en las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Ourense y Santiago, y coincidiendo con las recomendaciones de las principales sociedades ortodóncicas del mundo (entre ellas la SEDO, que preside el Doctor Pérez Varela), es aconsejable llevar a los niños por primera vez al ortodoncista a los seis años, ya que es a partir de esta edad cuando empiezan a salir los primeros morales definitivos.
Si en esa revisión ortodóncica de los 6 años se detecta algún problema de maloclusión, a esa edad se puede recurrir a la ortopedia dentofacial. La ventaja de un diagnostico temprano es que permite disminuir el tiempo del tratamiento y, sobre todo, la complejidad de éste, ya que podrá solucionarse con menor coste biológico, y también económico.

ortodoncia infantil santiago orense

Todos los niños deberían acudir a revisión ortodóncica a los 6 años

Pero, además, hay otras señales que pueden dar la señal de alarma a los padres de que el niño necesita ortodoncia. En caso de que aparezcan algunos de estos síntomas se recomienda que los niños sean llevados a la consulta de un ortodoncista, ya sea antes o después de los 6 años:

-Tiene los dientes excesivamente separados
Aunque, con frecuencia, al hacernos mayores los dientes tienden a juntarse, existen muchos motivos por los que los dientes pueden estar demasiado separados entre sí, y en algunos casos puede necesitarse ortodoncia. Puede deberse a que aún le falten dientes por erupcionar, pero también a que el arco dental sea más ancho de lo debido, o a que las piezas dentales sean demasiado pequeñas.

-Tiene los dientes apiñados
Cuando la oclusión es buena, los dientes superiores deben encajar con los inferiores. Un arco dental más pequeño de la cuenta o unas piezas dentales excesivamente grandes son algunos de los factores que pueden provocar un mal alineamiento.

-Hace sonidos extraños al abrir y cerrar la mandíbula
Si al abrir o cerrar la boca, la mandíbula del niño hace chasquidos o ruidos puede padecer un trastorno mandibular.

-Muerde con dificultad
Si el niño muerde solo con un lado de la boca o hace muecas al masticar puede tener los dientes mal posicionados y puede terminar provocando una mordida cruzada.

-Habla mal o le cuesta pronunciar correctamente
En algunos casos, los problemas de alineación dental pueden provocar dificultades en el habla. En algunos casos puede resolverse solo con ortodoncia, y en otros puede ser necesaria la colaboración entre el ortodoncista y el logopeda.

-Respira habitualmente por la boca
Se estima que cerca del 80% de las personas realizan respiración oral, lo que tiene  perjuicios sobre la salud: asimetría facial, trastornos del sueño, maloclusiones dentales, mal aliento…
Habitualmente se inicia por algún problema que impide respirar correctamente por la nariz, y a partir de ahí comienza a darse la respiración a través de la boca.

Las consecuencias sobre la salud suelen darse porque cuando las personas respiran por la boca, suelen colocar la lengua en una posición baja y los labios entreabiertos. Al no cerrar bien los labios, para tragar interponen la lengua y con el tiempo, de manera inconsciente, van provocando una mordida abierta anterior.

En los niños este tipo de mordida se reconoce porque los dientes de arriba no están en contacto con los de abajo y el paladar se vuelve más estrecho. La ortodoncia en estos casos puede permitir que el paladar vuelva al tamaño adecuado.

Si tu hijo sufre alguno de estos problemas, o tiene ya 6 años, pídenos cita para que podamos hacerle un estudio y, en caso de que lo necesite, que podamos ponerle solución a los problemas bucales de manera precoz.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.