¿Cómo puede la ortodoncia invisible mejorar tus relaciones sociales?

Nadie duda de que la corrección de las malposiciones dentales mediante ortodoncia, además de mejorar la estética de la sonrisa, y por tanto la apariencia facial, también mejora la oclusión y, en caso de que haya apiñamiento, una vez terminado el tratamiento será más fácil realizar una correcta higiene dental, dándoles a los dientes una vida mucho más larga y saludable. La existencia de endodoncias, coronas, empastes o restauraciones en los dientes no suponen ningún problema para realizar un tratamiento de ortodoncia.
Pero además de estos beneficios en la salud y en la estética numerosos estudios han demostrado la influencia de una bonita sonrisa en la autoestima y también en las relaciones sociales y profesionales porque condiciona la imagen que ofrecemos a los demás. De hecho, un reciente estudio de la Asociación Americana de Ortodoncistas sobre los resultados post-tratamiento ha puesto de manifiesto que un 83% de las personas que se habían sometido a un tratamiento de ortodoncia de entre 18 y 54 afirman que había mejorado sus relaciones sociales, un 58% experimentó más éxito profesional y un 92% recomendaría a otros adultos hacerse una ortodoncia.

sonrisa mejora relaciones

Una bonita sonrisa afecta positivamente a nuestro entorno laboral e influye en el éxito en nuestras relaciones personales y de trabajo

Las modernas técnicas de ortodoncia invisible permiten que las personas en edad adulta se puedan someter a un tratamiento para mejorar su sonrisa sin que sea evidente a los ojos ajenos. A pesar de que el estigma de la ortodoncia vinculado a la adolescencia cada vez es menor, todavía hay gente a la que le da vergüenza llevar brackets en edad adulta o, sencillamente, no quieren dar explicaciones, que los demás sepan que se están sometiendo a un tratamiento, o que no quieren estar pendientes de pequeños detalles inherentes a este proceso, como preocuparse de que queden pequeños restos de comida atrapados en los aparatos y que alguien pueda verlo. Es por ello que la ortodoncia lingual, cuyos brackets personalizados van pegados a la cara interna de los dientes, permite beneficiarse de los efectos positivos de un tratamiento, como la mejora de la estética facial, de la oclusión y de las relaciones personales y profesionales, sin tener que “confesar” públicamente que se está tratando.
En este blog de las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Santiago de Compostela y Ourense ya os contamos que hay estudios que hablan del poder de la sonrisa, entre otras cosas, en una primera cita. Se ha demostrado la influencia que ese gesto universal tiene en la opinión de los demás sobre nosotros, por eso, quienes se sienten inseguros del aspecto de su boca tienen tendencia a reprimir la sonrisa o a ocultarla tras la mano. Es por ello que, una vez que mejoran su sonrisa con ortodoncia (invisible o no) ganan en confianza, se sienten orgullosos de su boca y no dudan en sonreír abiertamente, lo que equilibra el humor, libera endorfinas, reduce el estrés, aumenta la confianza en nosotros mismos y nos hace más atractivos a los ojos de los demás.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.