¿Cómo mejora la ortodoncia la salud dental?

El tratamiento de ortodoncia mejora la salud bucal, además de la apariencia de los dientes y la estética de la sonrisa. Pero ¿Cómo contribuye un tratamiento ortodóncico a mejorar la salud de tu boca? Además de que si una maloclusión no es detectada de manera precoz puede derivar en una malformación en la edad adulta, los dientes apiñados hacen que se acumule más placa bacteriana e incluso restos de comida, además de dificultar una limpieza profunda y efectiva. Como siempre os recordamos desde este blog de las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Santiago de Compostela y Ourense un buen cuidado bucodental es fundamental para la salud de la boca y la prevención de enfermedades orales.

Salud bucodental ortodoncia

Una sonrisa bonita tiene que estar necesariamente en una boca sana

La acumulación de placa, en muchas ocasiones por un cepillado inadecuado, provoca la gingivitis o inflamación de las encías. Si ésta se mantiene en el tiempo, o existe una predisposición genética a desarrollar una periodontitis, puede incluso producirse la pérdida del hueso que soporta los dientes. Cuando los dientes se superponen unos sobre otros se dificulta una higiene correcta, lo que puede dar lugar a la gingivitis. Si ésta no se cura a tiempo puede derivar en periodontitis (también conocida como piorrea) que a largo o medio plazo puede implicar la pérdida de las piezas dentales.
Por otra parte la ortodoncia puede corregir la mayoría de las maloclusiones, excepto aquellas que necesiten de cirugía ortognática (para lo que también es necesario un tratamiento ortodóncico complementario). En general podemos decir que todos tenemos un patrón facial genético que puede incidir en el desarrollo de las maloclusiones. La discrepancia entre el tamaño de los dientes y el de las bases óseas da lugar a casos de apiñamiento dental o a espacios entre dientes. Pero además hay determinados hábitos, como la succión del chupete (o del dedo) prolongada excesivamente en el tiempo, o algunas disfunciones orales como la respiración bucal o deglución atípica, que si son persistentes y prolongados condicionarán uno u otro tipo de maloclusión. Con ortodoncia se pueden llevar los dientes a su posición correcta sobre su base ósea y corregir la mayoría de maloclusiones, excepto las que tengan como base una anomalía esquelética.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.