¿Cómo han evolucionado los tratamientos de ortodoncia?

Los brackets tradicionales metálicos siguen siendo muy demandados, y son muy efectivos, porque también han evolucionado para que sean más cómodos para los pacientes y mucho más estéticos.

En esencia, el modo en que los brackets mueven los dientes sigue siendo el mismo y basándose en los mismos principios: son pequeñas piezas adheridas a los dientes y unidas entre sí por un alambre o arco de metal para aplicar fuerzas suaves pero constantes para ir poco a poco moviendo las piezas dentales hacia el lugar y posición deseados a la hora de planificar el tratamiento.

Sin embargo, desde hace unos años existe una amplia variedad de opciones de tratamiento en función de la forma y del material con el que se fabrica el bracket. De hecho, cada vez son más pequeños, planos, y con acabados cada vez más confortables para el paciente.

Además de los tracidiconaes brackets de metal, existen los brackets transparentes o estéticos que están hechos de materiales como cerámica y zafiro que se igualan al tono de los dientes para que sean menos evidentes para los demás.

También hay que hablar de los brackets de autoligado, que al igual que los otros brackets funcionan ejerciendo presión suave sobre los dientes para guiarlos lentamente a una posición correcta, pero, mientras en los brackets tradicionales, el arco o alambre que une a los brackets entre sí, se sostiene por medio de gomas elásticas que lo mantienen unido a cada bracket; en el sistema de autoligado las gomas elásticas no son necesarias porque tienen una especie de mecanismo de click (que forma parte del mismo bracket) que se encarga de mantener el arco de metal en su lugar.

Ortodoncia lingual o invisible
La ortodoncia lingual resulta invisible a los demás, porque los brakets van pegados en la cara interna de los dientes, en lugar de la cara externa (que es la que los demás pueden ver). Esos brackets se realizan a medida para cada paciente, mediante un escaneado 3D, por lo que resultan muy cómodos.

ortodoncia lingual

La ortodoncia lingual es totalmente invisible para los demás, porque los brackets se sitúan en el interior de los dientes

Alienadores transparentes
Es un sistema completamente diferente a los brackets, ya que se emplean unas férulas o alineadores transparentes de quita y pon, que se encajan sobre los dientes y ejercen las fuerzas necesarias para moverlos. Entre sus ventajas está el que evitan las molestias causadas por los aparatos (no hay limitaciones alimentarias, ya que se retiran a la hora de comer), aunque es inevitable sentir la presión que se ejerce sobre los dientes para moverlos.
Es importante ser muy constante, y llevarlos puestos por lo menos 22 horas al día para que el tratamiento sea eficaz (quitándoselos solo para comer y lavarse los dientes).

Si tienes que someterte a ortodoncia pídenos cita para diagnóstico y después de estudiar tu caso te informaremos sobre las distintas alternativas de tratamiento que tienes a tu disposición.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.