Cómo cuidar tu boca los primeros días de ortodoncia

Los primeros días de un tratamiento de ortodoncia siempre se notamos algunas molestias que irán desapareciendo por sí mismas. Durante el llamado “periodo de adaptación” (que suele durar una semana o diez días, aproximadamente) podemos sentir «cierto dolor» debido a la presión que los brackets, arcos o alineadores realizan sobre los dientes para tratar de moverlos, pero también porque pueden producirse rozaduras contra las mucosas (el interior del labio y de las mejillas en la ortodoncia convencional y estética; y en la lengua en el caso de la ortodoncia lingual o invisible). Además, a veces también podemos tener dificultades para pronunciar ciertos sonidos con normalidad hasta que el paciente se acostumbra a tener “un cuerpo extraño” en la boca.

Desde las Clínicas de Ortdoncia Pérez Varela De Santiago de Compostela y Ourense, queremos resaltar que, al igual que sucede con los brackets, los alineadores transparentes requieren un periodo de adaptación debido a la presión suave, pero constante, que ejercen sobre la dentadura, que puede provocar que los primeros días se tenga dolor al morder (que irá desapareciendo). En algunos casos también pueden aparecer pequeñas heriditas y roces debido a que el corte de los moldes se hace por láser y, el borde puede llegar a molestar en algunos casos, pero se soluciona limando esos bordes hasta que resulten confortables al paciente.

Para aliviar las habituales rozaduras y heriditas en las mucosas (en la lengua en el caso de la ortodoncia lingual y en la cara interna del labio y mejillas en el caso de los brackets convencionales o vestibulares) que pueden ocasionarse los primeros días con brackets aparezcan roces y heridas en las mucosas, se recomienda el uso de cera especial para ortodoncias que ayuda a evitar el roce.

Una alimentación adecuada durante los primeros días

Durante los días de adaptación, conviene realizar una dieta más blanda de lo habitual para minimizar las posibles molestias al masticar, optando por alimentos de consistencia suave y textura blanda que prácticamente se deshagan en la boca y no requieran un exceso de fuerza con la musculatura mandibular.

Tanto con brackets, como o con cualquier otro sistema de ortodoncia, los primeros días es normal que se experimente un leve dolor al masticar y se tengan que sustituir algunos alimentos por otras opciones más blandas como sopas, pasta, cremas de verduras (calientes o frías como el gazpacho), pescados a la plancha, tortillas, pan de molde, yogures, flanes, helados…  También podemos recurrir a las ensaladas (aunque la lechuga y verduras tienden a quedarse enganchadas a los brackets, sí se puede optar por ensaladillas en las que los alimentos están cocidos).

En cuanto a las frutas, las primeras semanas puede costar trabajo masticar aquellas más consistentes (manzanas, peras…etc), por lo que será más fácil optar por las más blandas, tomarlas muy maduras o en compota. Estos días, desde las Clínicas de Ortdoncia Pérez Varela De Santiago de Compostela y Ourense, recomendamos tener cuidado con los alimentos ácidos (vinagre, cítricos…) para evitar la irritación de las heriditas, aftas, o rozaduras que puede provocar la ortodoncia en los primeros momentos. De igual modo, las comidas picantes tampoco son recomendables mientras existan rozaduras o heridas. 

El pollo y el pescado son alimentos de textura más suave y poco fibrosos que pueden ser un aliado durante el periodo de adaptación. Para facilitar la masticación esos primeros días de la carne más fibrosa como la de ternera, cerdo…, puede consumirse en forma de hamburguesas, albóndigas, salchichas, filetes rusos…

También es importante no cortar ni desgarrar los alimentos con los dientes. Puede costar trabajo al principio comer bocadillos con corteza (mejor optar por sándwiches con pan de molde), comer la fruta a mordiscos… En todos los casos es mejor cortar los alimentos en trozos pequeños.

La importancia de una limpieza oral más concienzuda

Además de todo lo señalado, desde el primer día, debemos de extremar la limpieza oral, ya que los aparatos ortodóncicos favorecen que los alimentos se queden atrapados, y, si no se realiza una higiene exhaustiva se aumenta el riesgo de padecer caries durante el tratamiento debido a la acumulación de bacterias y placa. Sin embargo, las recomendaciones no son iguales para las ortodoncias removibles (de quita y pon) que las fijas, ya que las removibles se retiran para comer y lavarse los dientes, por lo que simplemente hay que recordar que es muy importante no beber líquidos que manchen (como el café o vino), ni fumar con los alineadores dentales puestos, ya que se teñirían y dejarían de ser discretos tal y como se pretende.

Pero sí es importante limpiar el aparato con agua y un cepillo, y extremar la higiene de los dientes, asegurándose de que no queden restos de alimentos ni de placa antes de volver a colocarse el aparato. Las ortodoncias fijas (metálicos o convencionales, estéticas y linguales o invisibles) exigirán cuidados más meticulosos, ya que durante todo el tratamiento se comerá y se limpiará la boca con los brackets puestos.

Desde las Clínicas de Ortdoncia Pérez Varela De Santiago de Compostela y Ourense os animamos a seguir estos consejos para que, pasados los días, las molestias desparezcan y así podamos introducir alimentos más consistentes.

bracketsperezvarela

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.