Cómo cuidar la salud bucodental durante el tratamiento contra el cáncer

Los pacientes de cáncer sufren numerosos efectos secundarios del tratamiento, entre otras cosas en la boca, ya que es muy vulnerable a los efectos tóxicos tanto de la quimioterapia como de la radioterapia. Las células de la boca no se renuevan y eso vuelve a la mucosa excesivamente delgada y fácilmente ulcerable. Las complicaciones bucales graves pueden incluso llevar a interrumpir el tratamiento oncológico, por eso conviene que el odontólogo esté al tanto del estado del paciente y del plan para el tratamiento de la enfermedad.
Los efectos secundarios son prácticamente inevitables, pero eliminando las infecciones y los factores perjudiciales para la mucosa bucal, se reducirá la frecuencia y gravedad de las lesiones bucales.
Es fundamental llevar una correcta higiene bucodental sistemática durante todo el tratamiento del cáncer, pero especialmente antes del inicio del proceso. Para una información más detallada sobre cómo efectuar la limpieza en cada caso puede consultarse la web del Instituto Nacional del Cáncer.
Entre las complicaciones más frecuentes de la quimioterapia están:
– La mucositis oral ulcerativa: el paciente puede experimentar una sensación de quemazón que puede llegar a ser muy dolorosa.
– La presencia de microorganismos en la boca es un factor de riesgo para la aparición de infecciones.
– Alteración o pérdida del sentido gusto
– Sequedad bucal: La sequedad bucal altera el mecanismo de limpieza de la boca y aumenta el riesgo de caries y de enfermedad periodontal.
Los pacientes de radioterapia pueden experimentar:
-Mucositis, caries múltiples y periodontitis
– Disminución secreción salival y xerostomía
– Daños permanentes en el tejido de la boca, glándulas salivares y hueso
– Trismo (dificultad en abrir la boca que puede implicar problemas de nutrición debido a la complicación para masticar, hablar y realizar una buena higiene bucodental).
En el caso de que el paciente tenga que recibir dosis altas de tratamiento y esté usando prótesis dentales o aparatos ortodóncicos, el especialista puede recomendar que las tres primeras semanas posteriores a la intevención se minimice el uso de prótesis, utilizándolas sólo para comer.
Cuando no se estén usando, las prótesis deben limpiarse dos veces al día con un cepillo blando y enjuagarlas bien con soluciones antimicrobianas. También conviene realizar procedimientos sistemáticos de limpieza de la mucosa oral 3 a 4 veces al día con los aparatos orales fuera de la boca.
No se deben usar los aparatos mientras se duerme y durante períodos de dolor bucal intenso.
Los pacientes que usan prótesis dentales removibles o dispositivos ortodónticos tienen riesgo de dañar la mucosa o de provocar infecciones, por lo que conviene consultar al especialista antes de iniciar el tratamiento oncológico.
Consejos para combatir la boca seca:

– Mantener una buena higiene oral (al menos cuatro veces por día con pasta fluorada e hilo dental) para minimizar el riesgo de enfermedad periodontal y de caries.
– Beber como mínimo un litro de agua al día
– Enjuagarse con una solución de sal y bicarbonato de sodio de 4 a 6 veces al día para limpiar y lubricar los tejidos orales
– Tomar sorbos de agua, usar saliva artificial y sialogogos farmacológicos
– Evitar los alimentos y líquidos con alto contenido de azúcar.
– Las pastillas o chicles sin azúcar, pueden producir alivio temporal
– No usar vaselina para labios y boqueras, ya que produce sequedad. Las cremas a base de lanolina pueden ser más eficaces al humectar o lubricar los labios protegiéndolos contra este tipo de traumas.
– Chupar cubitos de hielo picado en la boca durante 30 minutos, comenzando 5 minutos antes administración quimioterapia
– Evitar todo lo que pueda irritar o infectar la cavidad oral: alcohol, tabaco, cepillo duro, alimentos muy calientes, picantes, ácidos, duros, azucares.

El frío puede ayudar a reducir los efectos de la quimioterapia sobre la sequedad bucal

El frío puede ayudar a reducir los efectos de la quimioterapia sobre la sequedad bucal

Los efectos del tratamiento persisten bastante después de su término y conviene esperar al menos 2 años antes de colocar implantes si ha recibido radioterapia. Tampoco se recomienda realizar ninguna intervención odontológica agresiva como las exodoncias hasta pasados 6 meses de finalizar la quimioterapia o 1 año de la radioterapia para evitar el riesgo de osteorradionecrosis.
Con el fin de prevenir todos estos efectos adversos es recomendable acudir al especialista como mínimo un mes antes del inicio del tratamiento para que éste pueda establecer unas pautas a seguir.
Fuente: Instituto Nacional del Cáncer

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.