Cómo afectan las maloclusiones y la falta de piezas dentales a tu espalda y a tu cuello

Si te faltan dientes, tu cuello y tu espalda pagan el precio. No es únicamente una cuestión de estética, ya que los problemas en la boca pueden ocasionar complicaciones en otras partes de tu cuerpo. Algo que puede solucionarse fácilmente acudiendo a un especialista en ortodoncia. En las Clínicas Pérez Varela de Santiago y Ourense te hacemos una valoración de tu caso y te brindamos la solución más adecuada para ti.

Y es que si sufres frecuentes dolores de espalda la respuesta puede estar en tu mandíbula. Algo tan natural y tan inconsciente como masticar tiene consecuencias importantes sobre toda nuestra salud y no solo en nuestra boca. Un 30% de los dolores musculares de cuello y espalda se deben a que se mastica de manera incorrecta, especialmente en los casos de mordida cruzada.

Un ortodoncista puede solucionar los trastornos de la articulación temporomandibular

Los trastornos en la mandíbula pueden ocasionar dolores en la espalda y en el cuello

Además, una maloclusión o cierre dental defectuoso puede producir problemas de equilibrio.
La masticación influye en cómo aprovechamos los nutrientes de los alimentos. Las malposiciones dentales y la ausencia de piezas dificulta la masticación, ya que le supone un esfuerzo mayor a tu boca poder triturarlos. Así, disminuye la efectividad nutritiva y esto altera el funcionamiento del aparato digestivo, que tiene que hacer un mayor gasto de energía con una digestión más lenta y por tanto, disminuyendo la energía que nos llega.

Por otra parte, hay muchos dolores de cabeza causados por una disfunción cráneo-mandibular (síndrome de la articulación temporomandibular ATM) cuyos principales síntomas son dolor en la musculatura de la cabeza, cuello y espalda, así como en la zona que une la mandíbula con el cráneo. También puede manifestarse con ruidos articulares en la mandíbula o limitaciones en la apertura de la boca.

Dormir mal, cansancio, dolor en diversas zonas de la cabeza (ojos, sienes, frente, alrededor de los oídos, nuca y cuello), hormigueo en brazos, mareos y vértigo, zumbidos, ruidos raros y destellos en la vista son algunos de los síntomas. Es conveniente consultar a un especialista ante su aparición, ya que el tratamiento puede ser muy sencillo.

Curiosamente esta enfermedad afecta a tres mujeres por cada hombre. Algunos médicos explican que esta circunstancia tiene que ver con que los músculos orofaciales de las mujeres son más débiles y los ligamentos tienen menos fuerza.

En cualquier caso, ante la aparición de síntomas conviene consultar a un especialista para que haga un estudio de valoración.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.