Cómo afectan las bebidas carbonatadas a la salud bucodental ¿daña el gin tonic los dientes?

El consumo creciente de refrescos y otras bebidas carbonatadas desde edades muy tempranas ha hecho que se incremente el número de pacientes que sufren lesiones dentales a consecuencia de su alto contenido ácido.
Azúcar o cafeína son algunos de los ingredientes que contienen y que ingeridos de manera regular dañan los dientes, ya que pierden el esmalte y se sensibilizan.

La agencia EFE se ha hecho eco de la preocupación entre la comunidad sanitaria por la llamada “plaga odontológica del siglo XXI”, la erosión dental. A pesar de que la mayoría de la población no es consciente del problema, ya hay un importante número de casos entre adolescentes afectados por un excesivo consumo de bebidas ácidas y carbonatadas.

Un estudio de la Universidad de Valencia ha analizado la incidencia la incidencia del ‘botellón‘ en la salud bucodental de los jóvenes analizando el efecto del elevado consumo de alcohol sobre los dientes, haciendo especial hincapié en la acidez y el pH de determinadas bebidas como el popular gin tonic, que tiene un pH de algo más de dos puntos, mientras que los valores normales deben encontrarse entre 5,6 y 7,6.
Este tipo de bebidas hacen disminuir el pH de la saliva, y el pH, con sus características antibacterianas, es lo que mantiene los elementos defensivos de la cavidad bucal para proteger la integridad de la mucosa, arrastrar restos alimenticios y bacterias, neutralizar los ácidos y remineralizar las lesiones dentarias.

Gin tonic salud dental

Una bebida como el gin tonic, señala, tiene un pH de algo más de dos puntos. Los valores normales deben encontrarse entre 5,6 y 7,6.

Por debajo de 4,5, la superficie dental empieza a desmineralizarse y la patología consecuente puede evolucionar hacia la caries o la erosión.
Como ya os hemos contado en este blog, cuando consumimos alimentos ácidos, si nos cepillamos los dientes justo después intentando protegerlos empeoramos la situación. Por eso conviene saber que es más aconsejable neutralizar la acidez con agua o leche y esperar una hora antes de cepillarse.

Al contrario de lo que sucede con las caries (que son profundas) las lesiones por el uso de bebidas carbonatadas afectan a la superficie de los dientes. Comienzan produciendo un adelgazamiento del esmalte y después de la dentina (de color amarillento), que termina por ahuecarse. En los niños la erosión suele afectar a las encías (que pierden su perfil ligeramente abombado) y a la cara trituradora de los primeros molares inferiores, que se va aplanando.

Para intentar evitar esta erosión, además de reducir el consumo de estas bebidas es conveniente usar una pasta dental que contenga flúor y un buen colutorio, pero sobre todo acudir al especialista regularmente para que pueda detectar precozmente cualquier problema que pueda surgir.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.