Cómo afecta el consumo de alcohol a la salud de nuestra boca

Aunque numerosas investigaciones han confirmado que el consumo moderado de vino reduce el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares y que sus polifenoles tienen propiedades anticancerígenas, aportan beneficios antiinflamatorios, antienvejecimiento, ayudan a prevenir los problemas gástricos, mejoran la respuesta inmunitaria ante determinadas enfermedades infecciosas y pueden ayudar a aumentar las defensas, el consumo excesivo de alcohol puede afectar negativamente a la salud oral y deteriorar el estado de los dientes.

alcohol salud oral

Cada vez son más las investigaciones que vinculan el consumo de alcohol con el cáncer oral y la periodontitis.

Algunas consecuencias del consumo de alcohol sobre nuestra boca:
-El alcohol está vinculado a las enfermedades gingivales y periodontales, tanto a su origen como a su evolución. Consumir alcohol reseca la mucosa bucal y la hace más débil, lo que la hace más vulnerable a problemas bucales. El alcohol es el principal causante de la atrofia epitelial de la mucosa bucal, aumenta su permeabilidad y la solubilidad de las sustancias tóxicas (como las del tabaco), aumentando la probabilidad de padecer enfermedades bucodentales.
Además un reciente estudio publicado en el Journal of Periodontology sobre la incidencia del consumo de alcohol sobre la salud periodontal ha demostrado que los usuarios dependientes del alcohol mostraron peor estado periodontal.
-El consumo excesivo de alcohol también provoca caries.
Aumenta los efectos cancerígenos de otras sustancias, como por ejemplo el tabaco. El cáncer oral es de los más frecuentes y agresivos. Existe un gran consenso científico respecto a la asociación entre beber alcohol y varios tipos de cáncer. Además, las investigaciones epidemiológicas indican que la gente que combina alcohol y tabaco tiene riesgos mucho más elevados de padecer cánceres de la cavidad oral, de faringe (garganta), laringe y de esófago que los que únicamente consumen alcohol o tabaco.
– Los alcohólicos crónicos suele tener una deficiente higiene dental, lo que ocasiona una cantidad de bacterias excesiva. El alcohol reseca la boca y deja de producir la cantidad necesaria de saliva, lo que deja los tejidos desprotegidos y propicia la acumulación de placa bacteriana.

Además de afectar al a salud bucodental, las bebidas alcohólicas afectan negativamente a la estética de nuestros dientes ocasionando la aparición de manchas amarillas en los dientes, así como mal aliento.

Desde las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Ourense y Santiago de Compostela os recomendamos que moderéis el consumo de alcohol y que extreméis la higiene de vuestra boca tras ingerirlo.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.