El café ¿amigo o enemigo de la salud de tu boca?

Se calcula que beber hasta tres tazas de café al día puede incluso ser beneficioso para la salud. Según diversas investigaciones, consumir café aumenta el metabolismo, reduce el riesgo de ataques al corazón y protege el hígado y minimiza el riesgo de demencia, diabetes tipo 2 e incluso contra el cáncer de piel. Sus propiedades más valoradas son las antioxidantes por la alta cantidad de ácido clorogénico junto con los polifenoles que contiene, que son los encargados de ayudar en la prevención del cáncer y otras patologías.
Pero el café también tiene efectos negativos para la salud como que incrementa la ansiedad, ardor de estómago y empeora los sofocos menopáusicos.

cafe salud oral

El café bebido con moderación fortalece los dientes y ayuda en la prevención de la pérdida ósea de la mandíbula

En lo que respecta a la salud de la boca, según la Academia General de Odontología Americana (AGD) también tiene efectos positivos: el café fortalece los dientes y ayuda en la prevención de la pérdida ósea de la mandíbula, lo que es fundamental para la estabilidad y fortaleza de los dientes. Así mismo, tiene propiedades antibacterianas que resultan de gran utilidad en la protección de las encías frente al ataque de las bacterias. Pero además, según algunas investigaciones, algunos de estos beneficios del café se incrementan al tostarse.
Pero todos estos beneficios pasan a ser perjuicios al excederse, y beber más de 5 tazas al día es demasiado. Además de la cantidad, el cuándo también es importante porque el café es un estimulante, así que, según la hora a la que se consuma, puede interferir con las horas de sueño.
Otra cosa a tener en cuenta es la tinción de los dientes que puede provocar cuando lo consumimos durante un largo tiempo (y se calcula que unas cinco tazas de café negro al día, ya que el con leche mancha los dientes, pero menos). Esas manchas o tonalidades marrones afean la sonrisa y da sensación de mala higiene aunque no sea el caso. Curiosamente, aunque es verdad que el café tiñe los dientes, el té puede ser peor.
A priori el café mancha los dientes de forma superficial, sin penetrar el esmalte, pero si éste se rompe será necesaria ayuda profesional.
Se recomienda beber un vaso de agua (o enjuagarse la boca con ella) tras haber bebido café y esperar media hora antes de lavarse los dientes para evitar que el cepillado incremente el efecto de los ácidos sobre el esmalte, cosa que sucede si lo hacemos cuando nos cepillamos cuando el esmalte está más vulnerable.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.