Aprovecha las vacaciones de navidad para traer a los niños al ortodoncista

Los seis años, y preferiblemente no más tarde de los 7, es la edad recomendada por las principales sociedades ortodoncicas del mundo (entre ellas la SEDO, que preside el Doctor Juan Carlos Pérez Varela) para acudir a la primera revisión ortodóncica. Por ello las vacaciones escolares, como estas de Navidad, son un buen momento para hacer esta revisión que puede evitarnos tratamientos mucho más complejos y costosos en el futuro.

ortodoncia infantil

Los niños deben acudir a los 6 años a su primera revisión de ortodoncia

Esa edad es trascendental en el desarrollo de la oclusión, por lo que es muy importante que un especialista en ortodoncia confirme que todo va bien para que, cuando salgan los segundos molares permanentes(en torno a los 12 años más o menos) los dientes encajen bien y así poder evitar las maloclusiones que son mucho más difíciles de corregir en la edad adulta

Al nacer, los maxilares están separados y no hay una relación de ajuste entre ellos (no hay oclusión).

La erupción dental comienza a distintas edades según el niño, pero a medida que van saliendo los dientes temporales (de leche), se van desarrollando verticalmente los huesos maxilares.

Al erupcionar en la parte trasera los primeros molares de leche, entran en contacto los superiores con los inferiores, y es en ese momento cuando aparece lo que llamamos oclusión porque se forma un “engranaje” que antes no existía. El primer contacto entre molares temporales es lo que se conoce como “primer levantamiento” oclusal.

El “segundo levantamiento” oclusal se produce cuando contactan entre si las muelas permanentes (en torno a los 6 años, dando comienzo a la llamada Dentición Mixta).

El momento en el que salen los primeros molares definitivos es muy importante, ya que  sirven de “guía” para que se sitúen adecuadamente los que quedan por salir. Por ello es fundamental que un ortodoncista se cerciore de que se está produciendo correctamente, pues los molares y caninos temporales “reservan” el espacio en el que después deberán estar los caninos y premolares definitivos. La diferencia de tamaño entre los dientes temporales y los definitivos crea un espacio que es necesario conservar. Por eso también es tan importante que esos primeros molares definitivos se mantengan sanos y sin caries.

En esa primera revisión a los seis años, el ortodoncista supervisa el recambio dental,  verifica la correcta oclusión de los dientes incisivos y la relación que las piezas dentales tienen entre sí (horizontal y verticalmente), pues en esa época se producen cambios que pueden influir sobre el la boca que se tendrá en la edad adulta.

La importancia de la revisión radica en que, si hubiese algún problema, a esa edad se puede solucionar de manera simple mediante ortopedia dentofacial. Sino, cuando el niño sea adulto probablemente necesitará una ortodoncia, e incluso tratamientos combinados de ortodoncia con cirugía ortognática.

 

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.