Aprovecha las últimas semanas de vacaciones escolares para traerlos a revisión ortodóncica

Si tu hijo o hija tiene 6 años o ya le ha salido el primer molar definitivo deberías llevarlo a revisión ortodóncica. Así lo recomiendan las principales asociaciones ortodóncicas del mundo, entre ellas la Asociación Americana de Ortodoncia (AAO) de la que el Doctor Pérez Varela es Embajador en España, y la Sociedad Española de Ortodoncia, que él preside.

El verano ese está acabando, y ya muchos hemos regresado a nuestras rutinas habituales y obligaciones laborales, en cambio, a los niños aún le quedan un par de semanas de vacaciones. Esta época del año implica para los niños diversión, tiempo libre, nervios por la vuelta al cole, la compra del material escolar… pero los días aún son largos y hay más tiempo que durante el curso para hacer cosas. Por eso siempre os recomendamos aprovechar las vacaciones escolares para realizar la primera revisión de ortodoncia.

ortodoncia infantil

La primera revisión ortodóncica es una cita muy importante para la salud oral cuando sean adultos

¿Por qué hay que hacerla a los 6 años?

Es una etapa trascendental para el desarrollo de la oclusión dental, es decir, la forma en la que encajan los dientes superiores e inferiores, por ello un especialista ha de verificar que este proceso se está realizando bien. De no ser así, a esa edad es mucho más sencillo resolver los problemas que de adultos, ya que en la época del crecimiento los huesos son más “maleables”, por lo que aún se puede rectificar mediante ortopedia dentofacial el desarrollo óseo. En cambio, si esa maloclusión no se corrige en la etapa infantil, en muchos casos los tratamientos serán más largos y más costosos (tanto a nivel económico como biológico), y en muchos de los casos supondrá el paso por la mesa de operaciones para poder solucionarlo totalmente.

Esta revisión no solo permite diagnosticar de forma temprana los problemas de mordida. Algunas maloclusiones se deben a causas genéticas o hereditarias, pero de tratarse de deformaciones debidas a malos hábitos (chuparse el dedo, por ejemplo) pueden corregirse.

Pero, además, el ortodoncista puede ser el primero en dar la señal de alarma en caso de Apnea Obstructiva del Sueño Infantil. Si el niño ronca, es importante llevarlo al ortodoncista y comentárselo. Los ronquidos, en sí mismos, no implican necesariamente Apnea del sueño, pero es uno de los indicativos que el ortodoncista debe conocer para poder hacer una correcta evaluación. La Apnea del Sueño puede tener importantes repercusiones sobre la salud y desarrollo del niño, tanto físico como intelectual.

Pide cita por teléfono para que podamos asegurarnos de que el desarrollo orofacial de tu hijo se está realizando adecuadamente.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.