Alimentos que tiñen y manchan los dientes

Los blanqueamientos dentales son uno de los tratamientos de estética dental más demandados porque la sonrisa perfecta nunca puede tener la dentadura manchada, o con el tono oscurecido. Aunque con la edad los dientes tienden a amarillear, la coloración en el esmalte puede deberse a otros factores como, por ejemplo, el consumo excesivo de alimentos o bebidas ácidas o sustancias con ingredientes colorantes. Los ácidos no tiñen, pero erosionan el esmalte dental provocando que los dientes sean más vulnerables frente a los productos que los manchan.

Hay muchos alimentos que tiñen los dientes no debemos dejar de consumirlos por ese motivo, porque también tienen otros beneficios nutricionales y de salud (por ejemplo los antioxidantes de los frutos rojos), pero sí es importante tener precaución para minimizar el riesgo de tinción, como acompañarlos de otros que equilibren sus efectos negativos (como los lácteos), y mantener una buena higiene bucal. En ese sentido, y tal y como os hemos contado ya en este blog de las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Ourense y Santiago de Compostela, tras tomar alimentos o bebidas ácidas no conviene cepillarse los dientes inmediatamente, porque puede incrementarse el riesgo de erosión. Es mejor enjuagarse la boca con agua o beber leche, y esperar de 30 a 45 minutos antes de proceder al cepillado.

Estos son algunos de los alimentos que más tiñen los dientes:

-La remolacha es uno de los vegetales que más oscurecen la dentadura por su alta pigmentación, por lo que después de comerla hay que cepillarse bien los dientes.
Además de teñir los dientes, si se consume de manera habitual, a largo plazo puede causar la aparición de manchas debido a la presencia de taninos (una sustancia que decolora nuestros dientes, dándoles una apariencia más oscura).

-Los frutos rojos (moras, arándanos, granadas…) contienen pigmentos oscuros que pueden dejar residuos en los dientes, por lo que hay que extremar la higiene después de comerlos.

-La salsa de tomate, además de contener un color muy pigmentado, también es ácida, por lo que puede deteriorar el esmalte haciéndolos más porosos y vulnerables a la aparición de manchas.

tomate dientes

Café y té contienen taninos, lo que supone un riesgo de que la dentadura se oscurezca. Además, pueden alterar el equilibrio de la flora bacteriana y favorecer la formación de placas de sarro.
En este caso, el añadirles leche ayudará a neutralizarlo, minimizando sus efectos negativos.

-Los refrescos y bebidas carbonatadas también contienen colorantes que pueden afectar al esmalte. Además, muchos de ellos contienen ácido, por lo que se recomienda beberlos a través de una pajita para minimizar el contacto de la bebida con la dentadura.

-Aunque el vino tinto tiñe más la dentadura (y los alineadores transparentes empleados en ortodoncia), la acidez del vino blanco puede deteriorar el esmalte dental, oscureciéndolo y dañándolo.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.