¿Cómo afectan los trastornos de la alimentación a la salud bucodental?

La anorexia y la bulima son, desgraciadamente, patologías cada vez más presentes en nuestra sociedad. El culto a la imagen y la obsesión por alcanzar un cuerpo 10 pueden llevar a estos trastornos alimentarios que, si no son tratados a tiempo, pueden llevar incluso a la muerte.
Estas enfermedades deben ser tratadas por diversos especialistas, como psicólogos, psiquiatras y médicos, pero también ha de vigilarlas un odontólogo porque este tipo de conductas respecto a la ingesta de alimentos puede dañar gravemente la salud de los dientes. De hecho, un profesional de la salud bucodental puede ayudar a detectar la anorexia o la bulimia nerviosa, ya que provocan importantes problemas a nivel oral.
Las personas bulímicas suelen darse atracones de comida y luego acostumbran a provocar el vómito o abusar de laxantes para evitar subir de peso. Esto incrementa la producción de ácidos estomacales, que deterioran y pueden acabar destruyendo el esmalte dental (sobre todo en caras linguales o palatinas). Esta erosión, conocida como perimilólisis, es el primer síntoma que aparece a nivel dental en personas bulímicas y anoréxicas. Además, el vomito puede provocar enrojecimiento de glándulas de la cavidad oral e incluso fisuras en las comisuras de los labios.

trastornos alimentarios salud dental

Los dientes y la boca también sufren las consecuencias de los trastornos de la alimentación

En la anorexia se produce una pérdida autoinducida de peso y una distorsión de la imagen corporal. Se asocia con el desarrollo de osteoporosis, que al provocar descalcificación debilita la estructura del diente, y provoca fracturas o incluso la pérdida de la pieza. En algunos casos, la ansiedad que les provoca no ingerir alimentos también puede llevarlos a desarrollar hábitos como morder objetos, como los cubiertos. Un hábito que contribuye a desgastar aún más el esmalte dental y a hipersensibilizar los dientes por la pérdida de la dentina.
En ambos trastornos alimenticios se ven reducidas las defensas del sistema inmunológico predisponiendo a las personas a la estomatitis (infección de la cavidad bucal caracterizada por aparición de úlceras), ampollas y gingivitis . La deshidratación de los tejidos bucales por la falta de producción salival, además de las deficiencias dietéticas y una pobre higiene dental, perjudican notablemente la salud periodontal.
Aunque las dos enfermedades son muy perjudiciales a la salud bucal, el daño dental por bulimia es mayor debido a que las personas que padecen esta enfermedad suelen comer en exceso, numerosas veces al día, y suelen comer carbohidratos de forma excesiva, por lo que suele aparecer también un aumento de caries. Además, medicamentos prescritos ocasionalmente en estos pacientes pueden también contribuir a ello.
Un paciente con este tipo de trastornos debe acudir primero a un médico para que lo trate junto con un psiquiatra con el fin de que superar el problema que lo llevó a estos desórdenes alimentarios y así pueda recuperar su salud general, así como la de su boca.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.