Cómo afectan las bebidas alcohólicas a nuestra salud dental

En este blog de las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Santiago de Compostela y Ourense os hablamos con frecuencia de la importancia de cuidar lo que comemos, tanto para mantener la salud de nuestro organismo en general, como porque la boca es la vía de entrada de los alimentos y bebidas.
Hoy queremos hablaros de cómo influye beber alcohol a la salud de nuestra boca, sobre todo cuando se consumen en exceso, por su acidez. Cuando la salud es adecuada el pH de la boca ronda unos valores entre 5,6 y 7,6, pero con las bebidas alcohólicas, el pH es inferior a 4,5, lo que puede causar problemas como las caries o la erosión e, incluso, en valores más bajos, la desmineralización de los dientes.
La bajada de pH afecta también a la saliva, incrementando los peligros para nuestra salud dental, ya que la acidez provoca que las bacterias se multipliquen y que, en consecuencia, haya un mayor riesgo de tener caries y otras enfermedades bucodentales.
No pasa nada por beber un cóctel, una copa o un vino de manera esporádica, pero es que en muchos casos el consumo de bebidas alcohólicas implica consumir también bebidas carbonatadas (la tónica que combinamos habitualmente con la ginebra, las colas que se mezclan con whiskys y rones…) que contienen grandes cantidades de azúcar en su composición (incluso la tónica, aunque por su sabor pueda despistarnos).

alcohol salud boca

Si vas a beber bebidas carbonatadas mejor hacerlo mediante una pajita para minimizar los efectos de la erosión sobre los dientes

Pero además el alcohol reseca la boca ya que afecta a los mecanismos que producen la saliva. Al reducirse el flujo las mucosas bucales se resecan y quedan desprotegidas, incrementando los riesgos de sufrir problemas en nuestros dientes y encías.
El mal aliento es otra de las consecuencias del consumo de alcohol debido al aumento de bacterias en la boca que, al entrar en contacto con los alimentos crean compuestos sulfurosos de fuerte olor.
Pero también puede provocar manchas en la dentadura a causa de los taninos (en el caso del vino, que es el que más tiñe los dientes) u otros componentes agresivos de las bebidas. Aunque los efectos no se aprecien a simple vista, si bebes alcohol habitualmente es recomendable que visites a tu odontólogo para que pueda hacer una detección precoz de cualquier patología que pueda existir y así poder tratarla antes de que vaya más.
Desde las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela os recomendamos no abusar de las bebidas alcohólicas y os recordamos que después de beberse una copa de vino o cualquier cóctel o combinado, es mejor esperar un poco (una media hora) para lavarse los dientes, ya que el efecto del cepillado puede intensificar los problemas que origina el efecto del ácido sobre la dentadura.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.