¿Cómo afecta el sendentarismo a nuestra salud bucodental?

Uno de los principales problemas de las sociedades avanzadas es la el sedentarismo y la obesidad. La falta de ejercicio físico regular y el sobrepeso son factores de riesgo de numerosos problemas de salud, entre ellos los trastornos cardiovasculares y la diabetes, pero además puede afectar a la salud de los dientes y encías ya que la hipertensión arterial, la hipercolesterolemia o el tabaquismo causan las enfermedades periodontales (infecciones bacterianas que afectan a las encías). Moverse a diario contribuye a controlar los niveles de glucosa en sangre, minimizando el peligro de sufrir infecciones orales.
Diversos estudios ponen de manifiestos la relación entre ambos problemas, ya que comparten factores de riesgo, así como otros motivos vinculados a la conducta, ya que una persona a la que le cuesta mantener unos buenos hábitos de vida, tampoco será en principio capaz de cuidar su salud bucal y sus encías.
Es casi imposible pensar que alguien que tenga una gran infección en cualquier parte del cuerpo (pierna, brazo…) y que no acuda al médico o haga todo lo necesario para solucionarlo y así evitar terribles consecuencias para su salud. En cambio, hay muchas personas aquejadas de infecciones en las encías (cuyas consecuencias en la salud del resto del organismo pueden ser similares) que se despreocupan y no acudan a visitar a un odontólogo o especialista en periodoncia a pesar de que numerosos estudios avalan la vinculación directa entre la existencia de una infección en las encías que provoca la aparición de una inflamación sistémica y que desemboca en una patología coronaria, entre otros problemas. Cuando la inflamación sistémica afecta al aparato circulatorio y cardiovascular, tiene una importante repercusión sobre las probabilidades de llegar a enfermar y/omorir del paciente.

periodontitis sedentarismo

Las inflamaciones de las encías repercuten sobre el riesgo de tener enfermedades coronarias, y al revés

Los especialistas tienen claro que reduciendo los factores de riesgo de enfermedades cardiacas también se minimizan las posibilidades de padecer una periodontitis. También se sabe que la inflamación sistémica que puede originar una infección de las encías puede tener una importante repercusión en el control del metabolismo de los pacientes con diabetes. La enfermedad periodontal podría considerarse la sexta complicación de la diabetes mellitus, ya que los problemas en las encías son más frecuente en los diabéticos mal controlados, sino que también se sabe que tener controladas las enfermedades periodontales ayuda a controlar mejor la diabetes mellitus.
Sin embargo, aunque diversas investigaciones avalan que las infecciones orales repercuten sobre el corazón, se ignora aún en qué medida afecta (la cuantía e intensidad de esta vinculación). Estos estudios han hecho cambiar la idea que se tenía hasta hace unos años. Se pensaba que el mecanismo por el que estas infecciones periodontales se extendía a otras zonas del organismo. A día de hoy se sabe que estos problemas no se deben al traslado de estos patógenos por el torrente circulatorio.
En definitiva, la adquisición de unos hábitos de vida saludables, que incluyan una dieta equilibrada y ejercicio físico regular, nos ayudará a mejorar la salud de nuestro organismo y la de salud bucodental en concreto.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.