¿Cómo afecta la práctica del deporte a la salud oral?

Mantener una buena salud oral repercute positivamente en múltiples aspectos, pero, además, afecta al rendimiento deportivo.

Por una parte, el deporte implica un mayor nivel de exigencia del organismo, pero, además, quienes lo practican tienen problemas bucodentales específicos relacionados con la actividad física.

– Algunas rutinas de actividad física particularmente intensas llevan a respirar más por la boca, con lo que se reduce la producción de saliva, que es un protector natural de la boca. Con la respiración oral hay mayor riesgo de problemas de encías y caries. También suelen deshidratarse y tener la boca seca, lo que altera los mecanismos naturales de la cavidad oral.

– Los deportistas suelen incluir en su dieta alimentos ricos en carbohidratos y bebidas isotónicas o energéticas, que contienen altas cantidades de azúcar y suelen ser ácidas, lo que aumenta la probabilidad de caries.

– El estrés asociado a la competición afecta al sistema inmunológico, volviendo al cuerpo más vulnerable a las infecciones.

–  Con frecuencia padecen fracturas y traumatismos dentales a consecuencia de choques, caídas, golpes… sin llevar protector bucal. Esto puede provocar pérdida de dientes, roturas, deformaciones… (esto es especialmente frecuente en deportes como artes marciales, baloncesto, futbol, rugby y, por supuesto, boxeo).

-Determinados deportes que se realizan en piscina (natación, waterpolo, natación sincronizada, salto de trampolín…) hacen que la dentadura entre en contacto durante muchas horas con agua tratada químicamente que tiene un pH superior al de la saliva, haciendo que las proteínas salivales se descompongan rápidamente y creen depósitos orgánicos en los dientes que a la larga genera sarro.Otro riesgo del agua de la piscina es que puede debilitar el esmalte dental y erosión.

deporte salud oral

Una mala salud bucodental perjudica el rendimiento deportivo

– Los deportistas que compiten están sometidos a presión física y mental, que puede llevar al bruxismo o rechinamiento de dientes. El apretamiento de las piezas dentales (generalmente al dormir, pero hay casos en los que también durante el día) provoca dolor en los músculos orofaciales y desgaste dental. Con el tiempo, esto provoca daños en la articulación temporomandibular (la que une el cráneo con la mandíbula), lo que puede provocar dolores de cabeza, oído y espalda, problemas de equilibrio…

Mantener una correcta higiene bucodental es importante para todos, pero en concreto en los deportistas, no hacerlo puede afectar a su rendimiento, ya que si se acumula placa bacteriana y aparecen infecciones (sobre todo por la inflamación de las encías) éstas se transmiten a todo el cuerpo a través del torrente sanguíneo generando problemas en los músculos y articulaciones.

 

Por ello se recomienda visitar al dentista para que haga una revisión y se asegure de que el estado de salud de la boca es bueno y pueda detectar los problemas en cuanto surjan antes de que estos empeoren, ya que si se prologan en el tiempo sus consecuencias serán más difíciles de tratar.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.