5 recomendaciones para que los niños reduzcan el azúcar

Un poco de azúcar es bueno para la salud, pero en exceso resulta negativo para la salud y para la boca. Las bacterias causantes de las caries se “alimentan” de ese azúcar, y una caries mal tratada puede generar problemas mucho más graves.
Los estudios advierten que actualmente los adultos ingieren un 13% de azúcar más que lo recomendado, y en el caso de los niños hasta un 40% más de lo que deberían. La Organización Mundial de la Salud recomienda reducir, tanto en adultos como en niños, la ingesta de azúcares libres a menos del 10% de la ingesta calórica total y, de forma ideal, a menos del 5% del total de calorías que consumamos. Es decir, para una dieta de 2.000 calorías, le correspondería un máximo de 50 gramos de azúcar, lo que equivale aproximadamente a unas 12 cucharillas de café. Además de los azúcares refinados (el azúcar que consumimos habitualmente) también hay que reducir la glucosa y la fructosa que contienen las bebidas refrescantes y ciertos alimentos procesados (como el kétchup, que tiene unos 4 gramos de azúcares por cada cuchara sopera) además de los que se encuentran de forma natural en zumos de fruta o siropes.

Según la OMS consumiendo menos del 10% de azúcares libres respecto al total de calorías diarias se reduciría de manera considerable el riesgo de sobrepeso, obesidad y caries.

niños caries azúcar

Es preferible consumir la fruta directamente, en vez de zumos

Desde la Clínica de Ortodoncia Pérez Varela de Santiago de Compostela y Ourense queremos compartir 5 consejos para reducir el consumo de azúcar en los niños, empezando por fomentar los buenos hábitos alimenticios desde el ejemplo. Si los niños nos ven consumir alimentos azucarados, harán los mismo:
Evita los alimentos procesados y, de dárselos, revisa la etiqueta para saber la cantidad de azúcar que contienen, tratando de huir de los que contienen los aditivos. Los niños no deberían de consumir más de 6 cucharaditas de azúcar al día (3 los adultos).
Precaución ante los autodenominados ‘aperitivos saludables’ como snacks que contienen frutos secos o pasas, ya que se adhieren a los dientes y si no se limpian correctamente incrementan el riesgo de caries.
Evita los refrescos y bebidas isotónicas: Una única lata de refresco contiene la cantidad de azúcar de tres días recomendada para un niño.
Reduce los zumos (especialmente los envasados): Es mucho más aconsejable comer la fruta directamente. Un zumo de frutas aporta la misma cantidad de azúcar que cada una de las piezas, y, en cambio, no aporta toda la fibra que correspondería. Hay que procurar no abusar de los zumos y que beban mucha leche y agua con la comida, que beneficia la salud de los dientes.
– Más merienda “de toda la vida “y menos carbohidratos: la mayoría de los niños consume un exceso de carbohidratos hoy en día a través de galletas o patatas fritas, que al descomponerse forman azúcares, además suelen quedarse pegados a la parte superior de los dientes bastante tiempo si no se realiza un cepillado minucioso.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.